Qué NO debes hacer mientras consigues trabajo

1865

La semana pasada comentamos sobre “las cosas que debes hacer mientras consigues trabajo”, esta semana te platicaré sobre algunas cosas que “NO debes hacer mientras consigues trabajo

Es normal que después de una larga temporada de estrés que culmina tras tu salida de la empresa para la cual estabas trabajando decidas tomarte una temporada para relajarte, desintoxicarte y dejar atrás todo aquello que te estaba haciendo daño. Sin embargo, es importante que consideres que todo en exceso puede hacer daño, sobre todo si tu plan es volver a conseguir un empleo.

Toma en cuenta estas recomendaciones con la finalidad de no ver afectado tu proceso de selección:

  1. Nunca hables mal de la empresa, tus compañeros y de tu jefe: pensemos por un momento que, tras tu salida de esa organización, la relación con tu jefe y/o compañeros de trabajo no haya sido en el mejor de los términos. Durante el proceso de selección evita hablar mal de ellos, ese sentimiento que te genera la mala experiencia que tuviste en tu relación laboral puede no ser percibida o entendida por tu interlocutor de la forma adecuada, lo cual puede afectar tu desempeño durante el proceso de reclutamiento. Si te encuentras en esta situación, mejor enfócate en tus resultados y cómo tu trabajo ayudó a la empresa a obtener mejores resultados.
  2. Ya lo pasado, pasado: ligado un poco con lo anterior, una vez que termines la relación laboral con esa empresa, evita en la medida de lo posible reunirte con aquellas cosas que pudieron haber sido nocivas para tu desempeño profesional. Deja atrás el pasado y enfócate en el futuro. Después de todo, si no lograste cambiar aquellas cosas que no te gustaban mientras trabajaste en ese lugar, ahora que estás fuera de ahí, menos.
  3. No hagas cambios radicales de apariencia: es muy tentadora la posibilidad de cambiar de apariencia (look) una vez que has terminado de trabajar para una empresa. Sin embargo, toma en cuenta que hacer estos cambios, sobre todo cuando estamos tristes o muy emocionados, no necesariamente están bien pensados. Evita los cambios radicales, ejemplo: si nunca te has dejado crecer la barba y consideras que es el mejor momento para hacerlo, esto puede dar la impresión con los entrevistadores de no contar con una buena apariencia o que no te preparaste para la entrevista. Lo mismo sucede con las mujeres cuando cambian de color de cabello o corte con el afán de lograr un cambio de imagen radical.
  4. NUNCA ingieras alcohol antes de una entrevista: es posible que antes de la entrevista, te des el tiempo para pasar a comer algo y durante la comida decidas tomarte una cerveza o una copa de vino. Considera que, si tu entrevistador detecta que has ingerido alcohol, la impresión que dejes en él pueda ser negativa. Mejor evítalo y deja ese antojo para después de la reunión.
  5. Evita la impuntualidad: posiblemente este tema ya sea muy repetitivo, pero no por ello menos importante. La puntualidad es indispensable en todo proceso y tan malo es llegar temprano a la entrevista como hacerlo tarde. Puntualidad significa llegar por lo menos 5 minutos antes de tu entrevista. Evita las cancelaciones de último momento y en caso que ésta sea por causas de fuerza mayor, deja saber a tu contra parte por lo menos 3 horas antes de que suceda la reunión.

Rodrigo Ochoa es socio y director de Business Tools. Puedes localizarlo en [email protected]

Más columnas de Rodrigo Ochoa

 

 

 

 

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL