Las organizaciones también deben cuidar su salud

1139

¿Alguna vez has escuchado a la gente decir que las organizaciones son organismos vivos?  A lo largo de 20 años trabajando en diferentes tipos de organizaciones he podio validar este concepto, es por ello, que a través de este artículo haré una analogía de cómo los organismos vivos (organizaciones) pueden ser contagiados por agentes patógenos (infecciones) que ponen en riesgo la salud y en ocasiones la vida.

Definición médica: “Las enfermedades generalmente son trastornos provocados por organismos, como bacterias, virus, hongos o parásitos. Muchos organismos viven en y de nuestros cuerpos. Por lo general, son inofensivos e incluso útiles, pero algunos organismos pueden provocar enfermedades bajo determinadas circunstancias”.

¿Que sucede dentro de las organizaciones?

En realidad, las empresas están expuestas todos los días a ser contagiadas por agentes internos o externos que pueden poner en riesgo la estabilidad de la empresa lo cual puede ser provocado por el desconocimiento, la imposición de ideas, mal ejercicio del liderazgo, falta de comunicación efectiva, etc.  Recientemente acabo de platicar con el Director Comercial de una importante empresa de medios en donde me comento que hasta hace algunos meses en su empresa todo era felicidad y armonía, sin embargo, recientemente los dueños de la empresa optaron por la contratación de un “familiar” que a sus veces hace la función de Director General, sin serlo por lo menos de manera oficial.

¿Qué fue lo que provoco el haber contratado a esta persona? No podemos dudar o si quiera considerar que la decisión de contratar a esta persona haya sido con la intensión de dañar a la empresa y/o a las personas que desde hace algunos años trabajan en ella, sin embargo, el resultado de esta decisión es que la empresa ha comenzado a presentar síntomas (síntoma: alteración del organismo que pone de manifiesto la existencia de una enfermedad) ejemplo de ello es que la rotación de personal de forma involuntaria (despidos) creció en un 70% y la voluntaria (personas que encontraron otra opción laboral) 50%, disminución de la productividad (cierre o perdida de clientes 30%)

Ante la llegada de esta nueva figura (agente extraño en términos médicos) la organización a reaccionado y presenta afectaciones en su estado de saludo, es decir, cuando antes existía camaradería y un enfoque en la generación de resultados, ahora la gente destina una mayor cantidad de tiempo a buscar empleo mientras esta empleada (ausentismo y falta de productividad), antes se llevaban a cabo reuniones de seguimiento y planeación, ahora estas reuniones fueron suspendidas lo que provoca que el equipo se enfoque más en buscar al responsable y señalar al culpable, lo que implica una disminución considerable del sentido de pertenencia y por consiguiente en el indicador de “Compromiso” o Engagement.

Para continuar con esta analogía entre las organizaciones y la salud física de cualquier organismo, es indispensable considerar que algunas enfermedades infecciosas se pueden transmitir de una persona a otra, otras se desarrollan por ingerir agua o alimentos contaminados, o bien por exponerse a organismos del entorno. Con lo anterior, cuando nuestra organización esta “sana” hay que poner especial atención en las decisiones que tomamos cuando decidimos contratar personal externo y evitar con ello poner en riesgo la salud de nuestras organizaciones.

Rodrigo Ochoa es socio y director de Business Tools. Puedes localizarlo en [email protected]

Más columnas de Rodrigo Ochoa

 

 

 

 

 

 

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL