Síndrome de Burnout y la Norma 035

El Síndrome de Burnout y la norma 035 de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social, que entró en vigor el pasado 23 de octubre, están relacionadas.

1611

Quince días, decían, ¡ja! Pero no hay mejor momento para exponer la parte dos del Síndrome de Burnout que ahora, porque justo el 23 de octubre se pondrá en vigor la norma 035 de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social. Y ambas se relacionan profundamente. 

No es coincidencia que años antes de que entre en vigor la aprobación del Síndrome de Burnout como enfermedad mental, los gobiernos se empiecen a preparar y comiencen a presionar a las empresas para instruirse y evitar problemas grandes como demandas por daño emocional; pues una vez que esté tipificada en el CIE-11 y en el DSM-V, habrá la forma de validar y diagnosticar esta enfermedad causada por el estrés laboral y ahí ya no habrá mucho que hacer. 

Dadas las estadísticas del artículo pasado, donde México ocupa el primer lugar en estrés laboral a nivel mundial de acuerdo a los datos de la OCDE, se está tratando de prevenir que ahora México sea primer lugar en diagnósticos de esta enfermedad. Bueno, es mi teoría, pero creo que es muy certera. Ningún gobierno quiere que su país figure como primer lugar en enfermedad mental. Además que de acuerdo a datos de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), estas enfermedades como la ansiedad y la depresión, genera pérdidas anuales equivalentes al 4% del Producto Interno Bruto (PIB) global. Algo que, la economía del país, no se puede dar el lujo de perder. 

Antes de continuar con la norma, voy a reiniciar en donde nos quedamos, ya sabemos que hay síntomas psicosomáticos, emocionales y conductuales. Y sí ya tienes varios focos prendidos, ¡aguas! Es momento de actuar y tomar las siguiente medidas para evitar llegar a Fritolandia: 

Escucha a tu cuerpo: No hagas caso omiso a las señales, recuerda que tu cuerpo habla lo que tú tratas de callar. Somatizamos cuando no queremos aceptar las cosas y el cuerpo comienza a tomar un papel importante. Toma el liderazgo y lanza señales para ayudarte a como de lugar. Si te enfermas constantemente de gripa o tos, te duele la cabeza muy seguido, nauseas o mal estar estomacal, desde diarrea asidua hasta gastritis. Entonces es momento de bajarle, deja de gastar tu dinero con el doctor, seguro ya has ido 5 veces por lo mismo y el tratamiento no te ayuda. Lo único que podrá ayudarte es bajarle 3 rayitas a tu locura, hacer consciencia y tomar medidas.

Ubícate: Suena fuerte, pero lo primero que tienes que hacer es dejar a tu ego atrás y pensar que sin ti, las cosas no jalan. Perdón, pero este pensamiento será el que acabe contigo. “Nadie es indispensable”, se lo has dicho a mucha gente, o al menos lo has pensado, pero aplica también para ti. Sin ti, la empresa no se va a desmoronar. Claro que eres una pieza clave, pero no caigas en el egocentrismo que nuble tus pensamiento, pues éstos no te dejarán en paz y nunca lograrás desconectarte de la oficina. 

Desconéctate: Yo sé que suena peligrosísimo dejar de ver los mensajes del celular, pero no lo es. Es la idea que te han metido todo este tiempo, no te vuelvas esclavo. Date permiso de disfrutar las horas que no estás en la oficina y relájate. Enfócate en recuperar tu energía, aprovecha tu tiempo, lee un libro, sal a caminar, ve las pelis que tanto quieres, ve a cenar, o simplemente, tírate en la cama y relájate. ¡Ojo! Tirarte en la cama diario porque no tienes ganas de hacer nada de nada, también es un foco rojo. Al salir de la oficina, tienes que tener aunque sea un poco de energía para ti y tu familia. Los fines de semana, olvídate de que tienes chamba, a menos de que sea una circunstancia inusual, claro. Respeta tu tiempo y pon límites y la gente dejará de buscarte en esos ratos. 

Deja de perfeccionar: No me mal interpretes, la excelencia es la mejor cualidad para el trabajo, pero hay quien por ahí se obsesiona con obtener resultados brillantes y aún así, no son suficientes. El grado de auto-exigencia es un factor clave para el desarrollo de éste síndrome. Hay baja tolerancia al fracaso, y una necesidad enorme de controlar todo. Suelta esa idea, no te saldrá perfecto porque ni tú y ni yo, lo somos. La perfección no es parte del ser humano. Y está bien. Es importante reconocer el error y aprender de él. De fracaso en fracaso, se llega al éxito. Celebra tus fallas, pues sólo quiere decir que lo estás intentando y cada vez estás más cerca de conseguir lo que deseas. 

Organízate: Puede ser que tu exceso de trabajo venga de una mala administración. Agenda todo, hasta tu hora de comida y descansos. Vuélvete más efectivo y proactivo, trata de medir tus actividades y compara para ver en que se va el tiempo. Desarrolla equipos de alto rendimiento en los que puedas confiar y entonces poder delegar. Recuerda que un elefante gigante se come mordida a mordida y si son más bocas, se acaba más rápido. Si te organizas correctamente y empiezas a repartir tareas y a confiar que cada quien hará su parte,  podrás ser capaz de salir de la oficina a una hora razonable y dejar de prestar atención al celular.

Actívate: Ya te dije, quedarte acostado en casa siempre, no ayuda, busca activar tu mente y tu cuerpo; haz ejercicio, medita, búscate un hobbie, algo que permita desconéctate más fácil y conectarte con otra cosa. Mínimo, pasas 40 horas a la semana encerrado en un edificio, necesitamos balancear esa parte poco a poco. 

Descansa: Durante esas 8 horas del día, trata de descansar 15 minutos en períodos de 60 min., pero verdaderamente descansar. Pon tu mente en otra cosa y verás que regresas con más energía. Con esto no me refiero a procrastinar ¡eh! Es más, el procrastinador, está muy lejos de padecer este síndrome, pero tú, que eres altamente efectivo con tu tiempo, y aprovechas cada momento, puedes darte esos descansos cerebrales que ayuden a relajarte un poco. Muchas empresas han implementado amenities como juegos de mesa, o video juegos, mesas de futbol, etc. Si aun no hay eso en la oficina, ¡proponlo! Ya tienes una norma (035) que te respalda. 

Busca a tus amigos: Está más que demostrado que la gente que se da esos momentos, es más feliz y padece menos estrés. Los amigos generalmente vienen sin ataduras o condicionantes, no es lo mismo que una relación amorosa (¡lo siento!). Todos necesitamos ese espacio. Agéndalo también y trata de que sea una vez por semana. Verás que las risas, las pláticas y revivir otros momentos especiales, harán que te despejes y recuerdes que la vida también es para disfrutarse.   

Escucha a los demás: De acuerdo al estudio realizado por la Mtra. Alejandra Apiquian con relación al Síndrome,  los primeros en darse cuenta de los síntomas son los que te rodean pues te ven desde a fuera. Menciona que los compañeros de trabajo y tus superiores son el mejor sistema de alarma precoz para detectar la fase inicial del Burnout. Así que, si ya son mucho los que te lo dicen, es por algo. 

Si de verdad te causa conflicto hacer todo esto, piensa que le estás haciendo un bien a la empresa, de nada le sirves quemado y sin creatividad. Es más, le estarás ahorrando dinero. Según Forbes, en México las pérdidas que mencionábamos, se traducen en 16,000 millones de pesos. 

Ahora, ¿qué tiene que ver la norma 035 con esto?

Como ya expliqué, pienso que van juntas. No queremos ser el primer lugar a nivel mundial con Síndrome de Burnout, ¿o si? Para evitarlo, existen diferentes técnicas de prevención, como:

  • Informar acerca del síndrome y sus síntomas, así como sus consecuencias principales y cómo detectarlo a tiempo. 
  • Fomentar un trabajo en equipo y métodos ágiles que ayuden al mejor desempeño de las tareas en menor tiempo. 
  • Implementar talleres de habilidades socioemocionales que les proporcionen herramientas para un mayor autocontrol. 
  • Brindar cursos de liderazgo, desarrollo gerencial, etc., para la alta dirección. 
  • Contar con programas on-bording asertivos que desde un inicio les muestren a los empleados, como hacer ágilmente los procesos.  

La norma tiene como objetivo principal: prevenir las condiciones de riesgo psicosociales y poder evaluar el ambiente organizacional para aminorar entornos laborales con estrés. 

La STPS capacitó a sus inspectores y unidades de verificación para que puedan analizar e identificar los riesgos psicosociales como: las condiciones del clima laboral, las cargas de trabajo, las jornadas extendidas y falta de rotación de turnos, la interferencia entre la relación trabajo- familia, así como la violencia laboral. 

Todas las empresas con más de 16 trabajadores, deberán (así de carácter obligatorio) cumplir con lo siguiente:

  • Publicar políticas de prevención de riesgos psicosociales (como las que mencioné arriba).
  • Tomar medidas y acciones de prevención y control de los factores de riesgo psicosocial. 
  • Generar medidas para combatir prácticas opuestas al entorno laboral favorable o actos violentos.
  • Contar con mecanismos de quejas para los colaboradores y una línea de ayuda. 
  • Tener una descripción de puestos que contengan: responsabilidad del puesto, turnos, rotación, equipo de protección personal, tipo de instalaciones y equipo que requieren para desarrollar el trabajo, interacciones trabajo-familia. 

Sólo te menciono algunas variables, sin embargo, son 30 puntos a evaluar en el formato de la Guía de Referencia. Desde el 23 de octubre de 2019, se calificarán sólo 18 puntos, pero en octubre del 2020, se incorporarán los otros 12 puntos. 

El incumplimiento de cada punto podría generar una multa de entre 250 y 5,000 UMAs (cada UMA equivale a 84.49 pesos), por cada trabajador. Así que saca tus cuentas y verás que caro te sale. 

Recuerda que esta norma tiene como objetivo identificar y prevenir factores de riesgo psicosocial, y lo único que tienen que hacer las empresas es identificar y prevenir factores se riesgo psicosocial (pues es obvio ¿no?). Si necesitas ayuda para lograr esto, búscame y te explico como podrás cumplir con ella perfectamente y evitar multas. 

Encuéntrame en:
Twitter:@missposhblood
Facebook:  MB Psicología Preventiva
LinkedIn: Marieli BetancourtMail: [email protected]

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL