La agencia Staff de Brasil encontró una manera inteligente, directa y con un bajo presupuesto para alertar a las personas sobre el daño que hace la piraterí­a a la propiedad material e intelectual de los autores: Una creativa acción de Marketing de Guerrilla.

Más notas relacionadas:
Marketing de Guerrilla: Peatón fantasma
Impactante guerrilla en zona de prostitución
Marketing de Guerrilla: Mascotas atropelladas

Esta iniciativa está inserta en la campaña de la Asamblea Legislativa de Rí­o de Janeiro contra la piraterí­a, cuyo nombre es We sell what is yours (Vendemos lo que es tuyo). El objetivo: Concientizar a la ciudadaní­a sobre el daño económico de la piraterí­a.

De acuerdo con cifras de la asamblea, el 40 por ciento de la población en Brasil consume productos pirata. La asamblea querí­a que los ciudadanos experimentaran personalmente el significado que la piraterí­a tiene para los propietarios intelectuales de los productos que se copian sin permiso.

Por ello, la idea fue colocar anuncios de SE VENDE en los autos de estacionamientos públicos, colocando un precio í­nfimo en el cartel, en comparación con el precio real del auto en el mercado.

Tal como los anuncios tradicionales, los de la campaña contení­an datos del vehí­culo, como año de fabricación, equipamiento, si era único dueño, etc. además del mensaje: “Vender propiedades de otra persona sin su consentimiento es un crimen. También lo es comprar“.

Piratería

La campaña logró impactar a más de 900 mil personas, a través de diversos medios impresos del lugar y sitios en internet.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL