La movilidad en la Ciudad de México es uno de los principales problemas que tendrá que atender el próximo jefe de gobierno de esta entidad. De hecho, de acuerdo con datos de El Financiero, más de un 11.1 por ciento de las personas en esta localidad dedican más de una hora para llegar a su centro de trabajo. Si bien, buena parte del problema se debe a la sobrepoblación que existe, lo cierto es que el servicio del transporte muestra muchas deficiencias, las cuales han sido cubiertas (de cierto modo) por empresas como Uber o Cabify, que cada día le ganan más terreno a los taxistas. Por este motivo, estos últimos transportistas han decidido utilizar tabletas en lugar de taxímetros, con la finalidad de apoyarse se la geolocalización para mejorar el servicio al cliente. ¿Será la solución adecuada?

De acuerdo con datos de Hipertextual, el Movimiento Nacional de Taxistas realizó una alianza con Nekso, empresa que ofrece servicio de taxis seguros y que funciona por medio de una aplicación. Cabe destacar también que el cambio de taxímetros a tabletas con sistema de geolocalización y botón de pánico fue anunciada en la Gaceta Oficial, según comenta Excélsior, por la Secretaría de Movilidad. El trámite, que es gratuito, podrá realizarse hasta el 31 de marzo de 2019.

Si bien, la idea es que los pasajeros viajen más seguros y que se mejore la calidad en el servicio de transporte, lo cierto es que puede haber algunos puntos importantes que destacar.

Una de las cuestiones por las que las personas eligen un taxi a un servicio de Uber o de Cabify es que muchos conductores son propositivos con las rutas que les son solicitadas. En contraste, muchas veces aplicaciones como Maps o Waze lanzan rutas que no consideran los tianguis o bloqueos que suele haber en la ciudad. El conductor tendrá que estar conectado todo el tiempo a la red, por lo que puede preverse un aumento en las tarifas, aunque Semovi han mencionado que los costos fijados seguirán siendo los que marca la ley.

Si bien, los taxis funcionarán por medio de una aplicación, lo cierto es que existen muchas personas, ya sean adultos mayores poco familiarizados con la tecnología o personas que no con tienen la condición económica para contar con un dispositivo electrónico, que quedarán, de cierto modo, excluidas de este servicio.

¿Dónde deja esto la calidad de servicio al cliente de los taxis? La propuesta parece estar hecha con la mejor intención para que el transporte personal sea más competitivo frente al privado y para ofrecer más seguridad a los usuarios; por estos motivos, será conveniente darle el beneficio de la duda a esta iniciativa.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL