Fuerte de San Sebastián de Pastelillo

El fuerte de San Sebastián de Pastelillo sustituyó al fuerte de Boquerón, la primera fortaleza que se levantó en la ciudad. En él tiene su sede el Club de Pesca, el principal muelle para la navegación recreativa en Cartagena, Colombia. Esta fortificación hace parte del conjunto arquitectónico que fue declarado Patrimonio Histórico y Cultural de la Humanidad por la UNESCO.

Muelle de Los Pegasos

Al caminar por el muelle junto al Centro de Convenciones los turistas se encuentran con dos esculturas que llaman la atención. Se trata del Monumento a los Pegasos, bautizado así para evocar a los caballos alados de la mitología griega. Este es un buen sitio para pasear, especialmente al atardecer, cuando las luces de Cartagena comienzan a brillar.

Plaza de San Pedro Claver

El marco de la Plaza de San Pedro Claver está conformado por la iglesia del mismo nombre y una fila de restaurantes, joyerías y locales donde se venden artesanías. En este lugar llama la atención la estatua que el artista Enrique Grau hizo de San Pedro Claver (el misionero jesuita que fue llamado ‘esclavo de los esclavos’) y que contrasta con las obras vanguardistas elaboradas con chatarra por Edgardo Carmona.

Bahía de las Ánimas

La bahía de las Ánimas es el puerto interno de Cartagena. Está flanqueado por el mar Caribe, que sirve de embarcadero para lanchas de diversos tamaños que salen rumbo a las islas del Rosario y de San Bernardo, entre otros sitios. La bahía, que está ubicada cerca del monumento de los Pegasos y del centro de convenciones, ofrece una excelente vista de gran parte de la ciudad.

Catedral de Santa Catalina de Alejandría

Para visitar la catedral de Santa Catalina de Alejandría se llega hasta el centro histórico de Cartagena, Colombia. Allí, en la Plaza de la Proclamación con la esquina del Parque de Bolívar, se levanta este templo que es la sede episcopal del Arzobispo de Cartagena. Esta iglesia, compuesta por tres naves o espacios alargados y separados por columnas, se empezó a construir en 1577 y se terminó 84 años después.

Con información de Procolombia.

Te recomendamos:

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL