Como todos sabemos cada día resulta menos común ir físicamente al banco, desde hace algunos años las instituciones bancarias han puesto a disposición de sus diferentes usuarios diversas plataformas digitales que nos permiten realizar nuestras operaciones desde la comodidad de nuestro hogar.

Más columnas de Luis Miguel Hernández:
Cómo verificar información de los tweets
Conoce las 11 ventajas del E-Commerce
5 tecnologías que mejorarían a las aerolíneas mexicanas
¿Cómo promover marketing de contenidos en redes sociales?
¿Qué uso le dan a Internet los ejecutivos mexicanos?

Llevamos más de 10 años utilizando estas plataformas pero conforme pasa el tiempo y vemos como evolucionan los diferentes canales y tecnologías resulta difícil dejar de preguntarnos acerca del futuro de los bancos. Hace un par de años comenzó a adquirir relevancia BitCoin, una moneda virtual de la cual hemos hablado en esta columna, la cual no obedece a ningún banco central y está controlada enteramente por los usuarios de forma colaborativa. También vivimos en el contexto de crisis de falta de confianza en algunos bancos centrales como el de Argentina, o de escándalos de corrupción de funcionarios que llegan a modificar los destinos de economías enteras y por lo tanto de miles de familias y personas.

Así que no puedo evitar preguntarme ¿existirán los bancos en el futuro? Y en caso de que sigan existiendo, ¿cómo serán? ¿Habrá un banco central por país, un banco central global que maneje todas las economías de los diversos países o no habrá bancos centrales y todo se manejará de forma colaborativa como en el caso de BitCoin basado en la confianza entre los particulares? ¿Existirá una moneda única Digital o cada comunidad forjará su propia moneda virtual?

Desde mi perspectiva en el futuro no existirá el dinero físico en efectivo como lo conocemos actualmente, llegará un momento en el que la moneda sea 100% digital y no tengamos que cargar con una cartera o tener una tarjeta física para disponer de efectivo, se extinguirán por consiguiente los Cajeros Automáticos o ATM´s por que el dinero en papel y moneda será cosa del pasado. Todas las transacciones serán virtuales y se podrán efectuar desde cualquier punto conectado a la red global, es decir desde cualquier parte. Los mecanismos de seguridad podrán ser sumamente diversos pero indudablemente estarán ligados a nuestro organismo para aumentar el grado de seguridad y practicidad, asi que en vez de firma utilizaremos nuestra firma de voz, cornea, huellas digiales, olor, memoria, adn o alguna mezcla de las anteriores.

Inumerables preguntas surgen en mi mente sobre diversas posibilidades y variantes de las monedas y los bancos en el futuro, por ejemplo la forma que tomarán los Mercados Negros, que siempre han existido, en donde seguramente podremos cambiar nuestra moneda virtual por alguna “moneda negra” con la que podremos ejercer transacciones que no queramos que queden en nuestro historial público como comprar cigarrros (si es que todavía existen) o cualquier cosa sin que se entere nuestra familia o amigos.

Otra de las cuestiones fundamentales es que si los bancos desaparecen, las comisiones bancarias también desaparecerán. Nadie nos cobrará comisiones por sacar dinero del cajero o por firmar cheques, o por pagar con nuestra tarjeta, o mandar transferencias de un país a otro porque todo eso será cosa del pasado. Seguramente seguirán existiendo los prestamistas, prestanombres, cajas de ahorro, créditos, etc, pero con términos sumanente diferentes y basados en nuestra “reputación virtual global”. Seguramente no existirá un buró de crédito como el que ahora conocemos, sino que cada quien forjará una reputación global con base en la cual sera sumamente sencillo determiner un algoritmo para saber nuestra capacidad de pago, ingresos, gastos y por lo mismo la aprobación de créditos o el pago de impuestos seran procesos prácticamente automáticos e instantáneos.

El dinero podría ser comtrolado por un banco global central único y las reglas de la economia serían dictadas por oferta y demanda globales. En el caso de que existiera una moneda única, no habría devaluaciones mas que entre las monedas autónomas o negras y sobretodo no habría ningún riesgo por tipo de cambio. La Bolsa de Valores también sería global y no habría diferencia entre invertir nuestro dinero virtual en una startup en Jamaica o en una empresa de tecnología en Japón.

Los chinos tendrían las reservas internacionales pero sería la producción y productividad individual y global la que determine cuanto dinero puede circular en la economía virtual, asi como la “Reputación Global Individual” basada en todo nuestro historial educativo, de salud, familiar, productivo, deportivo, social, etc.

Seguirían existiendo robos o fraudes que resultarían sumamente sencillos de idetificar y rastrear.  Y ya no habría sucursales bancarias, ni bóvedas, solamente pequeños locales virtuales en donde dar de alta una cuenta o platicar de forma virtual con algun ejecutivo.

En fin, me parece que es un tema sumamente apasionante que puede dar para largísimas discusiones, asi que no nos queda mas que esperar para saber cómo evolucionará el sistema financiero en el mediano y largo plazo. Por lo pronto tenemos pistas que nos permiten imaginarnos un sinfin de posibilidades y la tecnología va marcando también la pauta con modelos útiles en las diferentes industrias y areas de interés humanas. Asi que los invito a sumarse a la discusión y contarme con el Hashtag #LosBancosDelFuturo sus ideas y prospectivas sobre este apasionante tema.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL