Desde la semana pasada, en diferentes medios, a todos nos ha tocado ver a gente conocida y desconocida haciendo el reto de #IceBucketChallenge para apoyar a la lucha contra la Esclerosis Lateral Amiotrófica. La idea es que si aceptas el reto originalmente sólo tenías que donar 10 dólares, pero sino, tenías que aportar 100 dólares.

Más artículos de Fabián Ghirardelli:
Conocer a los compradores, el desafío
Importantes cambios de hábitos en hogares con niños 
Llegó el verano, llegaron las promociones

Seguramente no sabemos mucho sobre esta enfermedad pero probablemente nos resulte “divertido” ver a celebridades mojándose por una buena causa o muchos incluso pueden tomar una postura crítica a este fenómeno por el desperdicio de agua que implica este desafío (he leído de algunos que ya han estimado la cantidad de agua desperdiciada). Finalmente es una iniciativa que ha dado mucho que hablar a nivel mundial en estos días.

Retomemos el fin de este reto y analicemos este tipo de acciones que son creadas para ayudar a alguna causa, llámese educación, sobrepeso, desastres naturales, etc. y veamos qué tanto los mexicanos están dispuestos a apoyar estas acciones y el rol que pueden jugar las marcas en todo esto.

Si nos enfocamos en México, encontramos que a la gente le gusta ayudar aunque declaran mayor interés en temas sociales que en temas ecológicos. Un 35% no cree mucho en estas acciones si no ven los resultados (“ver para creer”). Dado lo anterior, compartir qué se hace con lo recaudado puede ser clave para que la gente evalúe bien la campaña y las empresas que impulsan la iniciativa. Si esto sucede, seguramente los mexicanos se animarán a participar con un mayor compromiso en la iniciativa.

Cuando revisamos a nivel mundial qué ha sucedido al respecto, analizando a las marcas más elegidas del mundo, encontramos que quienes han atendido temas importantes para la sociedad tienen mayores oportunidades para realizar conexiones más fuertes con sus shoppers. Obesidad, cuidado dental para niños y educación sobre como lavarse las manos son algunos ejemplos de cómo las marcas están llevando a cabo esta conversación con sus compradores.

Algunas compañías han pintado de rosa sus productos para apoyar la lucha contra el cáncer. Los equipos de futbol también apoyan a diversas ONGs y otras organizaciones internacionales, incluso se hacen esfuerzo para ayudar a la educación con los goles que se meten en ciertos torneos. Muchas marcas, a través de carreras, están impulsando que más gente se ponga en forma y tenga logros y éxitos que además les den satisfacción.

No sólo apoyan a grupos necesitados, también a la misma comunidad en momentos de desastres naturales, o de manera continua para ayudar en temas como la obesidad a la población mexicana. Por ejemplo, haciendo bailar a los niños o que salten la cuerda, como fue el caso de una marca de botanas el año pasado. En este caso, la marca logró conectar con toda la familia y con buenos logros (incrementó de manera importante su frecuencia de compra).

Los hogares mexicanos están dispuestos a apoyar diversas causas, en especial las sociales, y al mismo tiempo las marcas se ganan la confianza de los hogares al tener alguna misión social. Tomemos como referencia este reto que ha tenido tanto éxito para inspirarnos y conocer qué tipo de acciones sociales le pueden interesar a los Shoppers para apoyar y cómo podemos conectar con ellos desde una acción creativa y divertida.

Sin duda es un ganar-ganar en este tipo de campañas, gana un grupo (el beneficiario), gana la marca y los shoppers.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL