En la Ciudad de México, el pasado primero de enero entró en vigor la norma que prohibe la distribución y entrega de bolsas de plástico de un solo uso en puntos de venta y en centros de consumo, de acuerdo con lo publicado en la Gaceta Oficial de la Ciudad de México, esto con la finalidad de hacerle frente a la creciente polución que existen en prácticamente todo el mundo, la cual es provocada por este tipo de bienes. Dicha prohibición ha movido a más de una persona probar con distintas opciones, entre ellas los famosos cucuruchos, las bolsas de tela o incluso cargar los bienes que compran en las manos. Sin embargo, en la alcaldía de Milpa Alta se esta apostando otro tipo de bolsas.

De acuerdo con declaraciones realizadas por Guadalupe Chavira de la Rosa, diputada de Morena, en la demarcación se están generando bolsas realizadas con fibras de cactus. Para realizar este tipo de producto, el cual, por supuesto es biodegradable, los productores han contado con el financiamiento de la Secretaría de Desarrollo Económico.

Adicionalmente, la legisladora ha comentado que las bolsas realizadas a partir de productos biodegradables serán desarrolladas con tecnología supervisada por profesores y estudiantes de distintas instituciones educativas de nivel superior, además de que tambié se contará con el apoyo del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt).

Precisamente serían los alumnos del Instituto Tecnológico Milpa Alta II quienes estarían al frente del desarrollo de este tipo de productos que tienen la intención de sustituir a las bolsas de plástico, según explicó Sergio Hernández, subdirector de Planeación y Vinculación de organismo educativo; aunque no se ha mencionado cuál será el volumen de la producción y si se busca que se realice suficiente para toda la Ciudad de México.

De acuerdo con Kantar Worldpanel, se estima que entre las principales preocupaciones en México durante 2019 por la contaminación del plástico son la contaminación del agua (62 por ciento), el sufrimiento que padecen las especies marinas por la ingesta de materiales plásticos (59 por ciento) y la contaminación del aire (55 por ciento).

Cabe destacar que, de acuerdo con datos de Statista, las proyecciones que había en 2017 sobre la industria de las bolsas y películas de plástico podía tener una tendencia de crecimiento que la impulsara hasta los 2.62 MDD para el 2023; sin embargo, actualmente dichas previsiones tendrán que ser ajustadas debido a la prohibición que ha entrado en vigor desde comienzos de este año.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL