Dejen de atacar al globo mexicano: ¿Los globos son experiencias analógicas o contaminan?

Los globos son generadores de experiencias orgánicas únicas. Una tradición y una industria mexicana desde hace más de 120 años, comenta Paco Santamaría.

210

Últimamente pululan muchas fake news sobre los globos y su daño al planeta. Que sí los globos tardan hasta 400 años en biodegradarse, que si matan animales si los lanzamos para pedir la carta a los reyes magos. Todo lo anterior es completamente falso ¿Por qué pasa esto? Muchas mamás millennials, perdónenme, pero están sobre informadas. Son Demasiado radicales sobre la crianza, la ecología y la salud de sus hijos. Muchas llegan hasta el extremo de no vacunar a sus hijos por la leyenda urbana y teoría del complot que las vacunas enferman en lugar de curar. Esto es un problema. Con tanta tecnología, con tanta velocidad, nos estamos sobre informando y al istmo tiempo estamos cayendo en la ignorancia y arrogancia que mata. Los globos son generadores de experiencias orgánicas únicas. Una tradición y una industria mexicana desde hace más de 120 años, que nos da trabajo a todos, de forma directa o indirecta. Con una derrama económica a 9000 personas de forma directa y a más de 40 000 organizadores de eventos, distribuidores y muchos niños, niñas y padres de familia que usan este juguete barato para ser familia y jugar.

Me perece muy injusto lo que están haciendo en contra del globo, es una campaña de desinformación y con acentos de ignorancia. Pero en fin, la ignorancia es aventurera y a estos hay que combatirlo con información certera y datos duros. 

Después de que se diera a conocer que a partir del primero de enero se prohibirá el uso de plástico en la Ciudad de México, la industria del globo afirmó que la información que se ha dado sobre este producto es falsa, ya que el globo de látex se desintegra en seis meses, y el metálico se puede reutilizar.

Ha surgido información que desvirtúa a esta industria con datos incorrectos, por lo cual algunos piensan que se debe eliminar el uso de los globos. Uno de estos datos erróneos es que el globo tarda más de 400 años en degradarse, cuando la realidad es que el globo de látex se desintegra en un lapso de seis meses, mientras que el metálico puede desinflarse y reutilizarse.

El globo tiene como materia prima el látex, un material de origen 100% natural que se obtiene de un árbol que se cultiva en los bosques de Chiapas -Hule hevea, de la especie Hevea Brasiliensis-, No para su tala, sino para su cultivo, y la extracción sustentable de su salvia o pulpa, demuestra que es un producto natural y totalmente biodegradable. Un análisis señala que el globo inflable alcanza una biodegradabilidad de hasta 70% en un máximo de 60 días, dado su origen natural. 

En cualquier fiesta o celebración no pueden faltar los coloridos globos y México se distingue por mantener una añeja tradición en esta materia. Los globos pueden transmitir diversión, crear ambientes mágicos o llevar un mensaje hasta el cielo. Se encuentra próximo el momento en que los pequeños de la casa escriban la carta a Santaclós o a los Reyes Magos y nada más emotivo que ver cómo el vuelo de un globo eleva también las ilusiones de cada niño. 

Todo esto habla, a diferencia de lo que se ha querido hacer sentir a la sociedad, de una industria amiga del medio ambiente, preocupada por su conservación y consciente de su responsabilidad de evolucionar con fines medioambientales. Es una industria que no se puede comparar con la del plástico, ya que apenas significa un mínimo porcentaje en el nivel de consumo, siendo referencia de ello que, en 2017, el consumo de plástico en México alcanzó los 7.1 millones de toneladas, mientras que el de globos metalizados apenas fue de 1,359 toneladas, lo que representa apenas un 0.01% del consumo.

Recientemente campañas de concientización para un uso responsable del plástico han satanizado a la industria del globo en México; sin embargo, un análisis de biodegradabilidad realizado por una empresa de servicios analíticos señala que en el caso de los globos de látex existe una descomposición acelerada de estos productos y que dista del impacto ambiental que genera el plástico convencional.

Lo que si es que es que la industria globera produce un artículo que exalta los valores sociales y familiares de felicidad, unión, diversión, compartir, celebrar, reconocer, agradecer. Es necesario que esta industria se actualice y que continúe destinado lo que hace hasta ahora entre un 2 ó 3% para investigar y generar cadenas productivas logísticas para hacerse responsable de la producción globos. Seguir siendo un gremio actualizado y responsable con su comunidad y el ecosistema de un planeta sano y limpio. 

Generamos un portal para dar información veraz sobre la realidad del globo mexicano y su contexto, te invito a visitarla y a payar para connotar la desinformación: Únete a nuestro movimiento. Hay lugar para todos.  www.globoresponsable.com

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL

Artículo anterior#CanceloNetflix, ¿por qué usuarios de la empresa de contenido on demand buscan sabotearla?
Artículo siguiente¿Qué es merchandising y por qué es tan importante?
Estudió comunicación en la Universidad Iberoamericana. Es maestro en Producción Audiovisual por la Universidad Complutense de Madrid. Docente en la universidad Centro, universidad dedicada a la profesionalización de la creatividad y la mercadotecnia, donde imparte la materia de Administración de Comunidades Digitales. También ha dado clases de Comunicación, Mercadotecnia y Publicidad en la Universidad de la Comunicación, en la Anáhuac de Puebla, en La Salle, en la Universidad de las Américas de Puebla y en la UDLA de la Ciudad de México. Es un fiel aliado estratégico y operativo en la comunicación y mercadotecnia de las personas y las marcas. Fundó -y dirige- agencias de marketing de nicho y Relaciones Públicas como InTrend, The Next Marketing, InTrend Sibarita y Party Animal. Escribió los libros Las Nuevas Tribus Urbanas y Yo digital, ambos editados por editorial Kätedra. Consultor y conferencista especializado en estrategias de comunicación, relaciones públicas y mercadotecnia. Consejero editorial del periódico REFORMA. Ha diseñado y producido eventos para El Palacio de Hierro, Mastercard, Don Julio -Diageo-, Kantar Worldpanel, Kantar TNS, Kantar Millward Brown, Expo China México, BLN (Bodegas La Negrita, DSM (Alimentación y salud) y La Europea, entre otras. Miembro de diferentes consejos consultivos editoriales y empresariales. Inquieto, disruptivo y apasionado. He sido de todo. Sin miedo a siempre volver a empezar.