En los últimos años, los efectos derivados del calentamiento global no solo han preocupado a la sociedad, sino también a las empresas que se han involucrado en el problema a través de iniciativas, enfocándose muchas de ellas al buen manejo y reducción de uso de productos de plástico.

A pesar de que no es el único material que contamina el medio ambiente, sí es uno de los que más tiempo tarda en degradarse, además de ser una materia prima que abunda en todo el mundo.

De acuerdo con datos de la Organización de Naciones Unidas (ONU) indican que cada año mares y océanos se ven afectados con cerca de 13 millones de toneladas de plástico, lo cual genera daños no solo a dicho ecosistema, sino también a la salud de especies marinas, flora y a los seres humanos, materia prima con la que cual se crean los 5 billones de bolsas que se utilizan de forma anual, sin dejar de mencionar que del total de toneladas generadas de plástico, solo un 9 por ciento son recicladas.

Bolsas biodegradables, ¿una solución real al problema?

Para algunos puede parecer moda, pero lo cierto es que la utilización de bolsas biodegradables, en sustitución de las de plástico de un solo uso, se ha vuelto una acción cada vez más recurrente entre los consumidores, además de ser contenedores que los propios retailers promueven en sus puntos de venta, sobre todo en la zona de cajas.

Pese a esto y la búsqueda de disminuir el impacto del plástico de un solo uso, aún no se confía del todo en que crear bolsas biodegradables sea una solución real, pero sobre todo benéfica para el medio ambiente.

Puedes consultar: Retailers ya no podrán entregar bolsas de plástico en la CDMX.

Greenpeace México señaló que las medidas individuales como la utilización de contenedores con más de una vida de uso, sí como sustituir con bolsas biodegradables, no son necesariamente una manera eficaz de contrarrestar el problema, tachándola de una solución “falsa”.

Según información de Notimex, esta ONG celebra que a partir del 1 de enero de 2020 entre en vigor la norma que prohíbe a establecimientos dar bolsas de plástico. Pese a esto, Greenpeace hace poco declaró que si bien es un avance, es necesario que se atienda el problema desde raíz, por lo que solicitaron que se dejaran de producir estos productos para entonces sí reducir su impacto.

Sobre la alternativa de usar bolsas compostables, la organización sin fines de lucro también señaló que no son viables debido a que su elaboración también contribuye con la contaminación del ambiente, además de que no en todos los municipios y estados del país se cuenta con la infraestructura y tecnología necesarias para dar un tratamiento correcto a este tipo de bolsas, afirmando que en el caso de sustituir las de plástico por las de papel solo trasladaría el problema hacia otro lado, sin que el problema se atendiera de manera correcta.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL