Un problema mundial es la obesidad, los incrementos son alarmantes, parece que el sedentarismo y los malos hábitos de consumo alimenticio nos conducen a nuestra propia aniquilación. Por ejemplo en Inglaterra, el índice de obesidad infantil ha hecho que el 14% de los niños la padezcan. Como nota al margen recuerdo la noticia que le dio la vuelta al mundo debido a la ingesta desmedida de un menor londinense, mismo que pesaba 4 veces su peso normal, mientras que su madre le preparaba todos sus caprichos.

Más artículos de Arturo González:
Reforestación: 3 puntos de BTL ecológico,
5 razones para ir al Festival of Media Latam

La nota aseguraba la preocupación de las autoridades de salud y la posible pérdida de custodia del menor por la negligencia de la madre.

En México no cantamos mal las rancheras, dentro de nuestra dieta se incluyen platillos altos en grasas, además de una marcada tendencia a comer alimentos endulzados, tal es el caso del refresco.

En México y en otros países el gobierno realiza campañas que tratan de “cumplir” una labor social, que en vez de solucionar el problema, aún bajo estos parámetros algunos gobiernos se permiten en verdad atractivos sus mensajes, les dejo dos campañas, una del Gobierno Estadounidense y otra del Gobierno de Canarias.

Marcas globales también hacen lo propio, es irónico que las campañas más populares vengan precisamente de las empresas que directa e indirectamente promueven el consumo de alimentos que producen obesidad, sin embargo, lo rescatable es la iniciativa de ir más allá que el gobierno y darle un verdadero formato de ejecución a la campaña. Por ejemplo las píldoras mágicas para bajar de peso, una obra de arte de BTL altruista.

De la misma empresa surge otra propuesta con un mensaje, uno más claro, que llega a ser un sarcasmo muy realista, así todos pueden entenderlo y aunque no lleva directamente al movimiento, si causa impacto en la conciencia. Les comparto el video.

El BTL para una causa de beneficio social redunda en los lugares comunes, por lo que es necesario ir al fondo de la causa, recuerdo una campaña en Portugal que mostraba la imagen de personas con las patas de silla, el mensaje era crudo, el sedentarismo evidenciado a la máxima expresión.

Así que la campaña que planee ejecutar recuerde que vaya al sentimiento, a uno muy poderoso, el de recuperar la valía y el poder, ese poder que nos ayuda a sentirnos seguros de que estar sanos es una decisión personal, trasmítala con el talento mercadológico en los esfuerzos que establezca.

El futuro depende de lo que hacemos en el presente. Gandhi

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL