• Es una realidad que los consumidores han cambiado, la crisis sanitaria ha sido uno de los elementos que ha tenido un mayor impacto tanto en la consciencia de las sociedades.

  • Como consecuencia de esa serie de movimientos sociales, culturales y políticos las marcas estuvieron bajo el escrutinio público, bajo una lupa donde los consumidores evaluaron los valores de las marcas.

  • Un claro ejemplo de esto fue Facebook que sufrió la condena de diferentes asociaciones civiles que alegaron que la plataforma no hacia nada por detener los discursos de odio, que se compartían en redes sociales.

Es una realidad que los consumidores han cambiado, la crisis sanitaria ha sido uno de los elementos que ha tenido un mayor impacto tanto en la consciencia de las sociedades, como en las empresas. De la crisis sanitaria los consumidores han salido con otra carga de valores, el contexto de pandemia, movimientos sociales y discursos sobre el racismo han hecho que la agenda dicte otros temas, que eran difíciles de vislumbrar al inicio de la pandemia.

Como consecuencia de esa serie de movimientos sociales, culturales y políticos las marcas estuvieron bajo el escrutinio público, bajo una lupa donde los consumidores evaluaron los valores de las marcas y decidieron desechar algunas empresas que a lo largo de los años se han mostrado poco comprometidas con los movimientos sociales.

Un claro ejemplo de esto fue Facebook que sufrió la condena de diferentes asociaciones civiles que alegaron que la plataforma no hacia nada por detener los discursos de odio, que se compartían en redes sociales. Un movimiento llamado #StopHateForProfit, surgió alegando que la empresa era parte de esos discursos de odio, y que en lugar de comprometerse a terminar con estos argumentos y la desinformación, Facebook solo los ha replicado. A estas demandas su sumaron múltiples empresas de alto calibre, como Coca Cola, Unilever, Face North, entre otras.

Las marcas dijeron que interrumpirían su publicidad en la red social, hasta que Mark Zuckerberg y compañía hicieran algo al respecto, algunas otras marcas anunciaron que no pagaría a Facebook por publicidad, en lo que restaba del año. Sin embargo ya es agosto y la duda sobre si las marcas seguirán publicitándose en Facebook, sigue en el aire.

Empresas que regresan

La idea de este boicot fue que las empresas pudieran castigar a Facebook por ese discurso de odio, muchas veces transmitido por la red social. Parar su publicidad en lo que queda del año para que la plataforma tuviera un impacto económico. Pero ya hay marcas que comienzan a bajarse del tren: North Face, fue una de las primeras marcas en sumarse al boicot, sin embargo también es una de las primeras en regresar al boicot.

Otras marcas como Vans, JanSport, Dickies, VF Corporation y Timberland, ya dijeron que estarán a la expectativa de las acciones que Facebook tome para evaluar el regreso a la plataforma.

Marcas que se queda fuera

Aún hay marcas que se mantienen al margen de la publicidad en Facebook, empresas como Coca Cola, Chipotle y Ben &Jerry, anunciaron que se mantendrán sin anunciarse en la red social hasta finales del 2020. En el caso de Coca Cola, a los pocos días de anunciar su retiro de la red social, anunció su primer spot publicitado fuera de la plataforma, incluso ha hecho publicidad para Youtube y Linkedln.

También puedes leer:

El hecho es que las causas sociales se han convertido en un factor que motiva la compra de los consumidores, las marcas ya son parte de esta misma dinámica. Un estudio de RR.PP, determinó que el 53 por ciento de los consumidores prefieren apostar por empresas socialmente responsables.

Hoy por hoy, después de movimientos como Black Lives Matter, las empresas favorecen su reputación sumándose a movimientos sociales.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL