La era digital ha transformado el modo en el que las personas hacen muchas cosas en su día a día. Uno de los aspectos que se ha revolucionado por completo es el de la movilidad, debido al surgimiento y posicionamiento de las aplicaciones de transporte privado como Uber, DiDi, Cabify o Beat, los cuales cada vez cuentan con más usuarios, pero también con más detractores.

Después de la pérdida de la licencia para operar en Londres (debido a que supuestamente la aplicación trabajado en la identificación de sus conductores y que no se estaban tomado las medidas de seguridad adecuadas para los pasajeros), Uber ha sido expulsada de Alemania, después de que un tribunal en Fráncfort considerara que el modelo de negocio con el que opera no es competitivo y que tampoco tiene un control efectivo sobre la compañías con las que trabaja.

Es importante mencionar que, a diferencia de México, Uber en Alemania ofrece sus servicios a través de empresas de alquiler de automóviles, esto después de que en 2017 se negara la implementación del sistema Uber Black, a través del cual, los conductores no autorizados podían brindar servicios a través de sus vehículos particulares.

La demanda que llevó a Uber a ser vetada de Alemania, la cual entra en vigor de manera inmediata, fue puesta por la organización Taxi Deutschland, la cual buscará que, en dado caso de incumplirla, la compañía tecnológica tendrá que pagar una multa de 250 euros por cada viaje realizado.

De acuerdo con datos de Statista, se estima que Uber es la empresa de movilidad más grande en el mundo respecto al financiamiento con el que opera, el cual es de 24.2 MMDD, seguida de DiDi (23.4 MMDD), Grab (7.3 MMDD), Lyft (4.9 MMDD). De acuerdo con Priori Data, la aplicación, que tuvo 2.5 millones y 850,000 descargas respectivamente en Francia y en Alemania ha enfrentado una serie de retos importantes por parte de las autoridades europeas, debido a sus políticas de protección de datos.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL