• Desde 1994 hasta el 2014, el comercio entre México y Estados Unidos tuvo un incremento del 50 por ciento, según datos de la Secretaría de Relaciones Exteriores.

  • Para el 2017, las exportaciones de vehículos y autopartes alcanzó los 84,632 MDD, de acuerdo con el Departamento de Comercio de los Estados Unidos.

  • Para el 2020 se estimaba que hubiera un crecimiento en el PIB de México de 1.31 por ciento, de acuerdo con datos de Statista.

La renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (conocido como TLCAN o NAFTA, por sus siglas en inglés) ha representado un duro golpe para la economía de México, a causa de la incertidumbre que generó la falta de claridad en que se concretara o no el pacto comercial. A comienzos de este 2020, después de una larga travesía, el país veía una luz de esperanza después de que las tres naciones participantes acordaron darle vida a un nuevo acuerdo: el T-MEC.

Si bien es cierto que los negociadores de Canadá, México y Estados Unidos finalizaron a comienzos de este 2020 el T-MEC, todavía faltaba que cada uno de los países realizara los procesos internos adecuados para que pudiera firmar el tratado. La primera nación en terminar sus trámites fue Canadá. México se convirtió este sábado, 4 de abril, en la segunda nación tener todo listo para que se pueda concretar el pacto, según dio a conocer Jesús Seade, subsecretario para América del Norte de la Secretaría de Relaciones Exteriores, por medio de su cuenta oficial de Twitter.

Por medio de un breve tuit, el subsecretario confirmó que México había notificado tanto a Canadá como a Estados Unidos de que se habían concluido los procesos internos necesarios para que se lleve a cabo la firma del acuerdo, por lo que sólo falta el vecino país del norte.

En dado caso de que Estados Unidos se sume a Canadá y a México en los próximos días, el T-MEC sería firmado a más tardar el primero de julio del presente año; sin embargo, distintos sectores (tanto políticos estadounidenses como el sector automotriz mexicano), se considera que la rapidez en la implementación del pacto podría resultar bastante apresurada ante la emergencia sanitaria que se vive y en el marco del proceso electoral estadounidense.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL