Así es. Incluso si en una racha de suerte, Will Smith o un taxista se acercará a una degustación en tu producto en un PDV en un lugar —posiblemente— olvidado en los mapas, tu deber es hacerlo sentir bien por hacer negocios contigo.

Porque, ser un promotor requiere de motivación, la cual debe sentirse en un instante. Dado que, si logras que la gente quiera algo lo suficiente, encontrarán el modo de justificar la compra. Además, una cosa muy importante a destacar es que la gente no compra lo que necesita, compra lo que quiere.

Una clave secreta

El objetivo principal de la Promotoría es generar el impulso de compra. Y como anteriormente te compartimos, la cualidad más importante en un promotor es la persuasión. Debido a que gracias a la persuasión se pueden lograr ventas, que la publicidad sea efectiva y básicamente, de esta habilidad depende todo el mundo de los negocios.

Asimismo, existen factores que influyen en el comportamiento humano que debes usar a tu favor estas son: la necesidad de evitar dolor y el deseo de obtener placer. Por lo cual debes vender consecuencias para ser efectivos. Consecuencias positivas: el placer que la gente obtiene al comprar tu producto; Consecuencias negativas: lo que perderán si no lo compran.

Por lo tanto, aquí una clave secreta: para que la persuasión sea efectiva, debes lograr que el prospecto asocie la acción de comprar a crear para si mismo un gran placer. La acción de no comprar tu producto debe estar asociada a crear algún tipo de sufrimiento, inconveniencia, o pérdida, es decir, perderse el placer.

Además, la gente compra e incluso hace cosas por motivos emocionales y justifica con lógica. Así que para ser un promotor encantador e irresistible toma en cuenta los siguientes puntos.

Básicos del promotor encantador e irresistible

1. Sé amable

Puedes llamarlo ‘truco’ pero para persuadir debes establecer una buena relación con el prospecto, y para lograrlo debes usar el encanto de tu personalidad, sobre todo en el primer contacto.

2. Sé congruente

Si lo que dices coincide con tu comportamiento no verbal, ¡felicidades! Eres congruente. La incongruencia sucede cuando lo que estás diciendo y lo que estás sintiendo por dentro no son lo mismo, además lo percibe tu prospecto. Decir una cosa y sentir otra, es la forma más rápida de perder una venta.

3. Haz buenas preguntas

Es fundamental ser buen conversador. Pero hacer buenas preguntas es crucial. Es importante porque sólo a través de las preguntas podrás averiguar qué es lo que de verdad está pasando en la cabeza del prospecto, además podrás demostrarle que de verdad te importa su satisfacción, detectar su objeciones y sobre todo, te ayudará a poner a la gente en un estado emocional propicio para la venta.

Ahora ya cuentas con buenas bases para ser un promotor encantador. Anda, ve y pon a prueba estás técnicas… ¡Buena suerte!

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL