Hoy en día es muy difícil pensar en que con solo hacer lo que nos piden, tendremos a nuestros clientes contentos y con un plan de mantener la relación a lago plazo.

Más notas relacionadas:
¿Cómo perder un Cliente al estilo Gourmet?
Reglas de etiqueta en los negocios
Refuerza tus conexiones emocionales al momento de la compra

Es posible que tengamos felices a nuestros Clientes y sobre todo tenerlos tranquilos. Sin embargo también es muy posible que estén intranquilos respecto al performance de su marca y como se diferenciaran ante la competencia. Por lo tanto, algún día dudarán si el estar contigo es suficiente para quedarse un buen tiempo.

Y de la misma manera si hablamos de la imagen personal, si esta no tiene movimiento y se ve estática, se pierde en el “paisaje” y deja de brillar.

Es por eso que la palabra “innovación” toma un gran significado y se vuelve el “parte aguas” en la construcción de una buena imagen.

¿Y como no perderse en el intento? ¿Cómo quedarse sin movimiento? En la Agencia tomamos algunos puntos que no debes perder para saber si eres o no una persona innovadora, por ejemplo:

No pierdas la oportunidad de observar; es muy importante tu entorno y los pequeños comportamientos que ves en ello. Es muy posible que encuentres una chispa que provoque un gran cambio.

Mira las cosas diferentes; es como “leer entre líneas”, analiza un poco más y trata de ver mas allá del resultado. Detecta las necesidades y deseos no establecidos. De esta forma podrás anteponerte y ser el primero que avanza.

Sé creativo; este tema no es exclusivo de un grupo de la Agencia, es tuya también, ser creativo es proponer cosas, es pensar diferente, es proponer lo que no esta hecho.

Piensa fuera de la caja; es decir, rompe con los modelos mentales ya aprobadas, no te amarres a las reglas, piensa en soluciones que no siempre nacen del mismo origen. Se libre, no te aferres a lo establecido.

Piensa si funciona y ¡hazlo!; muchas veces tenemos algunas buenas ideas en la cabeza y tenemos miedo a exponerlas y sobre todo luchar por ellas, recuerda una idea re-trabajada es mucho mas fuerte que una espontánea, no desistas.

Rompe con tecnología de choque, recuerda que lo nuevo tiene su riesgo, pero también es impactante cuando funciona, atrévete a proponer usos y tecnologías que no están probadas, el error ya lo tienes, el triunfo viene en camino.

Expande las habilidades de tu marca o producto; siempre hay un camino no andado y siempre hay formas de representar nuevos beneficios del mismo en Consumidores no usuales. Encuentra nuevos compradores y fanáticos de tu marca o imagen; constantemente nacen nichos de mercado, socios comerciales y fuente de negocios en el horizonte, divide tu marca o producto en tantos perfiles que puedas abarcar a mas consumidores.

Fortifica tu propuesta de valor; planea y agrega una característica mas a los beneficios de tu producto, puede ser servicio, soporte, asesoría, etc. Los adeptos pueden ser infinitos si lo decides. No pierdas el foco en tu ADN como marca solamente.

Fortalece tu fuente de negocio; siempre es bueno planear y visualizar los Clientes que quieres tener; ahora imagina que les vas a decir de ti y como vas a enamorarlos, recuerda los negocios se buscan, no se dan solos.

No pierdas la motivación; es posible que no todas las propuestas sean grandes ideas y que funcionen al máximo. Sin embargo el cambio debe ser tu segundo nombre.

En conclusión, recuerda que la innovación nace de una mente estratégica y creativa a la vez, no es producto de la casualidad y los buenos momentos. Es un músculo que debes ejercitar constantemente, y que al paso del tiempo te hará diferente a los demás.

Y lo mas importante, no tengas miedo a ser innovador, piensa cuantos “locos” hemos seguido a través de la historia, como resultado han hecho nuestra vida mas funcional y agradable.

Al final de todo innovar constantemente es construir una buena imagen de una marca, producto o personalidad.

Y tú, ¿cómo construyes tu imagen?

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL