• Donald Trump salió finalmente a hablar sobre su procedimiento ante las protestas por la muerte de George Floyd.

  • La Casa Blanca apagó las luces ayer debido a la violencia generada alrededor y el Presidente tuvo que ir a un búnker.

  • Las protestas han sido calificadas como las más graves en el país desde 1968, cuando Martin Luther King fue asesinado.

Luego de la muerte de George Floyd, un hombre afrodescendiente, a manos de un policía “blanco” que lo asfixió poniéndole una rodilla encima, durante varios días se han registrado protestas pacíficas para exigir que se respete la integridad de las personas y que se erradique la discriminación racial.

Sin embargo, la respuesta del Gobierno de Estados Unidos no fue la esperada y este fin de semana las protestas se han intensificado, al punto de que la Casa Blanca apagó sus luces por primera vez en décadas y que el agentes del Servicio Secreto llevaron al presidente Donald Trump al búnker utilizado durante los ataques terroristas registrados en el pasado.

Trump ha designado al movimiento al movimiento “Antifa” como “grupo terrorista” y con ello justifica tomar acciones de carácter militar, aunque luego del apagón en la Casa Blanca no se le había visto, así que finalmente decidió salir a declarar sobre las manifestaciones.

Advirtió: “Quien viole la ley será detenido y se enfrentará a cargos criminales”.

Te recomendamos: 

El Primer Mandatario dijo que “Lo que pasó en la ciudad anoche es una deshonra absoluta”, responsabilizó de la violencia a grupos de radicales y a “anarquistas profesionales”, “hordas violentas” y al movimiento Antifa.

“Este es un movimiento. Si no le ponen fin, va a empeorar más y más. El único momento en el que triunfa es cuando ustedes son débiles, y la mayoría de ustedes son débiles”, manifestó Trump a los gobernadores. “Tienen que arrestar a la gente, tienen que juzgar a la gente, tienen que meterles en la cárcel durante diez años y nunca verán este tipo de cosas de nuevo”, agregó.

Previamente tuvo una llamada con gobernadores e invocó la Ley de Insurrección de 1807, una ley federal que permite desplegar tropas en el territorio estadounidense para reprimir el desorden civil, la insurrección y la rebelión. La ley fue invocada por última vez durante los disturbios por la brutal agresión contra Rodney King en 1992 en Los Ángeles.

Esto mantiene a los residentes en alerta y a las marcas alejadas lo más posible de las ciudades con toque de queda.

Más de 4,400 personas han sido arrestadas desde que comenzaron las protestas la semana pasada, aunque artistas y otros personajes públicos han apoyado pagando la fianza de muchos de ellos.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL