La astucia de un mercadólogo se mide por los vínculos que puede hacer de cosas aparentemente excluyentes y sin relación entre sí. Pero también por saber en qué momento aprovechar las oportunidades para crear y desarrollar propuestas de valor para la gente a quien se dirige.

En Ámsterdam, Yellow Backie sabe que una de las pasiones de los habitantes es andar en bicicleta, así que para promocionar sus servicios de alquiler de bicis, decidió hacer uso de una costumbre holandesa: montar en el portaequipajes de la bicicleta de un amigo.

Para ello, Yellow Backie colocó una especie de canastilla para que los conductores invitaran a los vecinos a subirse y que ambos disfrutaran de un paseo por las calles de la ciudad.

La idea, además de hacer promoción a la empresa, fue encender un poco de amor y amabilidad entre los habitantes de Ámsterdam.

Foto: Creative Criminals

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL