• Sprite, en sus productos Sin Azúcar decidió echar mano de un cambio de imagen para darle a sus envases de lata una imagen más limpia y clásica.

  • Según C Space el 39 por ciento de los consumidores confía en una marca gracias a la presentación o empaque que caracteriza sus productos.

  • De acuerdo a Coca-Cola 6 de cada 10 bebidas del total de ventas que registró el año pasado fueron productos sin azúcar o sin calorías.

Entres las grandes virtudes que todas las marcas deben tener es que deben saber leer sus contextos y tener la capacidad de identificar en qué momento se deben realizar cambios no solo en los procesos de creación sino en saber reconocer cuando es mejor cambiar de imagen y adoptar nuevos valores.

El cambiar de imagen representa un cambio en la identificación de las marcas, significa que lo valores y características pasadas ya comenzaban a caducar y es necesario establecer pautas de lo nuevo por establecer y tomar nuevos caminos, respecto a imagen.

Dicho proceso es sumamente importante pues de él depende mejores ingresos y mejor aceptación de los consumidores, para comprobar esto podemos apoyarnos del estudia realizado por C Space, que detalla que el 39 por ciento de los consumidores confía en una marca gracias a la presentación o empaque que caracteriza sus productos.

Otro estudio de packaging del Departamento de Investigación de Merca 2.0 establece que más de 69 por ciento de los consumidores están dispuestos a pagar más por un producto que tenga un buen packaging.

Nueva imagen de Sprite

Una de las marcas que recientemente ha atravesado un proceso similar es Sprite. En sus productos Sin Azúcar decidió echar mano de un cambio de imagen para darle a sus envases de lata una imagen más limpia y clásica.

Con la intención de renovar su personalidad “única, genuina y un fuerte carácter refrescante”, como se lee en el comunicado. Sprite anuncia el mismo de siempre, pero con una nueva experiencia: con una nueva imagen más refrescante.

El movimiento de Sprite tampoco resulta novedoso pues la línea, de la misma familia, ha intentado renovar los valores de sus presentaciones sin azúcar con la intención de marcar una diferencia con los productos regulares. Esto como respuesta a un creciente consumo de productos sin azúcar.

También puedes leer:

La preocupación por el consumo de azúcares

Según informó la propia compañía, Coca-Cola, la empresa se encuentra en un proceso por reducir el consumo de azúcares. El 2019 fue el año donde la compañía aumentó sus esfuerzos, según datos de la refresquera 6 de cada 10 bebidas del total de ventas que registró el año pasado fueron perteneciente a productos sin azúcar o sin calorías.

Este solo dato ya constituye un buen puerto para la empresa, pues supone un aumento porcentual del 9 por ciento, respecto al año anterior. Estos porcentajes son la prueba de que la apuesta por las bebidas reducidas en azúcar puede ser acertada.

De acuerdo al analista de Actinver Casa de Bolsa, José Antonio Cebeira, los productos sin azúcar de hace cinco años atrás aportaban menos del 1 por ciento de las ventas totales para dicha compañía. Según estimaciones del mismo analista en los próximos cinco u ocho años esta categoría podría significar el 10 por ciento del total de ventas.

Los consumidores cambian con el tiempo y después de una dura batalla contra las refresqueras, las nuevas presentaciones, bajas en calorías, responde a la demanda que ejercieron los nuevos consumidores preocupados por enfermedades como el sobrepeso o la diabetes.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL