General Motors anunció que llevará la producción de ejes para su nueva generación de pick-ups a Estados Unidos en lugar de México, en donde tradicionalmente los fabricaba.

La compañía automotriz dio a conocer en un comunicado que 100 empleos que actualmente se encuentran México regresarán a su fábrica en Michigan para la producción de las refacciones en las camionetas.


Precisó que invertirá 1,000 millones de dólares más en sus operaciones de manufactura en territorio estadounidense, que a su vez se suman a los 2.9 mil millones anunciados en 2016 y que, en general, alcanzan los 21 mil millones de dólares desde 2009.

La producción de ejes, detalló, se llevará a sus instalaciones en Michigan, en donde se crearán 450 empleos nuevos.

Con la fuerza de manufactura de Estados Unidos en crecimiento, somos capaces de incrementar más nuestras inversiones, lo que resultará en más empleos para estadounidenses y mejores resultados para nuestros dueños, precisó la presidenta y directora general de GM, Mary Barra.

El comunicado agregó además que la decisión es parte de la iniciativa para aumentar su eficiencia mediante una estrategia que simplifique sus operaciones, lo que ha implicado la creación de 25,000 empleos en los Estados Unidos, de los cuales 19,000 son ingenieros y 6,000 mano de obra.

Detalló que General Motors ha reducido 15,000 puestos en otros países y “ha traído la mayoría de esos trabajos a América”.

El anuncio ocurre en el contexto de las amenazas del presidente electo estadounidense Donald Trump a empresas automotrices, en torno a que si llevan su producción a otro país deberán pagar un “gran impuesto fronterizo” para vender sus vehículos en ese mercado.

En 2015, General Motors vendió 9.8 millones de vehículos a nivel mundial, de acuerdo con información de Statista.

general-motors

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL