“Es tiempo de adaptarse o morir”, considera Norm Johnston, Chief Digital y Strategy Officer en Mindshare, quien recientemente escribió un libro que brinda una visión a las empresas adaptativas más exitosas y sus estrategias. Kleenex es un ejemplo de estas marcas que ya siguen el marketing adaptativo para enganchar a su target.

Notas relacionadas:
5 beneficios del marketing predictivo
5 errores por los que no funciona tu estrategia de mobile marketing
5 diferencias entre estadista y estratega

Un marketing más enfocado a la mentalidad del consumidor, es decir, a sus necesidades con base en los datos que proporciona a las marcas es lo que Mindshare ha llamado marketing adaptativo. En este contexto,  el libro Adaptive Marketing: Leveraging Real-Time Data to Become a more Competitive and Successful Company, publicado por Palgrave MacMillan, lleva al lector en un viaje a través de los más recientes ejemplos de marketing adaptativo explicando las estrategias diseñadas para manejar información y darle a la compañía una ventaja competitiva.

Un ejemplo de cómo aplica con resultados óptimos el marketing adaptativo es la marca Kleenex, de Kimberly-Clark, que optimiza su inversión de medios y locación al usar datos de búsqueda de Google relacionados con la gripa para identificar las áreas donde la demanda de pañuelos desechables pueda incrementarse. Al usar el recurso como una búsqueda de datos en tiempo real para adaptar su publicidad, las ventas de Kleenex subieron poco más de 40% año con año.

A continuación el caso de éxito explicado por Norm Johnston, autor de este libro en el que se exponen otras implementaciones exitosas del marketing adaptativo. Quizá esta sea una de las claves para que Kleenex se ubique entre las 100 marcas más valiosas del mundo de acuerdo al reporte de Interbrand de 2015, en el sitio 95.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL