¿Qué debes evitar al implementar email marketing?

Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on pinterest

¿Sabías que el primer correo electrónico enviado en la historia fue en 1978? Desde ese momento se ha convertido en un canal muy importante para todos. Es el medio por el cual podemos mantenernos en contacto con familiares o personas de nuestro trabajo aún en la distancia. Y, actualmente, gracias a las estrategias de email marketing, también es una herramienta para generar relaciones con nuestros clientes y crear buenas oportunidades de venta.

Ha habido muchos especialistas que afirman que el correo electrónico está muerto. Sin embargo, ¿tú lo crees así también? Yo te puedo asegurar que está más vivo que nunca; la diferencia, es que a todas esas personas y empresas a las que no les ha resultado efectivo es porque tal vez no lo supieron implementar con éxito y se llevaron una gran decepción.

Un correo electrónico no solo se trata de tu empresa, se trata de tu cliente. Con esto me refiero a que no vas a conseguir ningún objetivo de venta si solo envías miles de correos a la semana con ofertas o mensajes pocos relevantes que tus clientes simplemente borrarán sin haberlos abierto antes. Tienes que volver a este recurso como algo que tus usuarios esperen ansiosamente.

¿Cómo lograrlo? ¡Evitando los errores más comunes! Mi experiencia como especialista en marketing me ha hecho tener una lista muy clara de cuáles son las prácticas que muchos de mis clientes empezaron a implementar y eso les trajo resultados desastrosos. Por ello, hoy me voy a concentrar en aquellas acciones que tal vez no deberías estar emprendiendo a la hora de hacer email marketing.

1. Elegir el tipo de mensaje incorrecto

No es lo mismo enviar un correo electrónico de bienvenida a un nuevo suscriptor a uno específicamente para recuperar un carrito de compras abandonado. Si no haces diferencias entre tus tipos de contenido, me temo que siempre estarás desaprovechando buenas oportunidades.

La automatización del email marketing te permite crear un flujo de mensajes óptimo con el cual construir un buen camino hacia la conversión; pero esto requiere de tiempo, esfuerzo y mucha perseverancia.

Aquí es donde puede entrar en acción la famosa “Regla de 7”, la cual se basa en que un cliente potencial tiene que ver un mensaje de marketing específico siete veces para que pueda tomar acciones con base a tu contenido, por ejemplo: suscribirse a tu blog, aprovechar un código de descuento en tu sitio o solicitar una consulta especializada.

2. No enviar mensajes personalizados

Esta regla es básica y hoy en día se sabe que la personalización para cualquier tipo de estrategia de marketing es obligatoria. Además, los servicios de email marketing actuales cuentan con una gran gama de funciones para personalizar la comunicación con tus clientes y suscriptores.

Un mensaje personalizado es una de las claves del éxito, ¿no me crees? Un correo personalizado genera 18 veces más ingresos en comparación a uno estándar. Tan solo ponte a pensar en lo especial que te sientes cuando llegas a tu restaurante favorito y los empleados te saludan por tu nombre. ¡Es una gran diferencia! ¿Cierto?

Lo mismo pasa con los mensajes que le envías a tus clientes. Si les hablas por su nombre y les mencionas algo relevante sobre ellos, automáticamente rompes una barrera de comunicación y tienes más oportunidad de crear una relación de valor.

3. Mandar solo contenido de ventas

Sí, claro, lo que quieres es conseguir que los usuarios que lean tu correo electrónico te compren, pero los mensajes que solo se concentran en vender son los que menos buenos resultados obtienen. Sin embargo, lograr que tu producto o servicio suene atractivo sin ser demasiado vendedor puede ser algo complicado de lograr.

¿Cuál es mi clave? ¡Mantenerlo simple! Te daré uno de mis secretos: comienza centrándote en tu cliente y sus objetivos o necesidades. Puedes escribir un borrador en el que te imagines a ti mismo platicando con un amigo o amiga acerca de tu producto o servicio.

Al estar escribiendo para alguien a quien le tienes mucha confianza y es fácil hablar, ¡las palabras simplemente salen naturales! Después, solo léelo detenidamente más de tres veces hasta asegurarte de que está bien redactado y no hay errores gramaticales. Si lo necesitas, pide ayuda a alguien más para que lo vean otros ojos.

4. No guiar al lector hacia una acción concreta

Puede que tu mensaje sea el mejor, pero si el cliente no sabe qué hacer después de leerlo, simplemente habrás desperdiciado tu esfuerzo. Para evitar esto, ayúdate del uso de CTA para dirigir al usuario hacia donde tú quieres que vaya, por ejemplo: suscribirse al boletín de noticias, visitar tu sitio, pedir informes acerca de un curso, etc.

El correo electrónico, en cuanto a la adquisición de clientes, puede llegar a ser 40 veces más eficaz que Facebook y Twitter juntos. ¿Quieres llegar a perfeccionar los mensajes que le envías a tus clientes? Escríbeme y juntos busquemos las estrategias más óptimas para tu tipo de empresa, te comparto mi correo: [email protected]

Recomendación del día

Populares

Únete a InformaBTL

Únete a más de 25 mil lectores

Regístrate a nuestro newsletter en la siguiente forma y recibe a primera hora las noticias más importantes de mercadotecnia, publicidad y medios en tu correo.
Más de InformaBTL

Artículos relacionados

You don't have credit card details available. You will be redirected to update payment method page. Click OK to continue.