Empezamos el último mes del año y las reflexiones sobre lo que hicimos se vienen a un primer plano en nuestros pensamientos.

Más columnas de Roberto González:
8 puntos que harán que tu proyecto sea un fracaso
Negocios: ¿Estás preparado para viajar?
9 tips para cuidar tus redes sociales
8 Tips para brillar en tu trabajo bajo la lupa de un experto en RH

Es común ver que sobre todo los medios de comunicación hagan remembranzas sobre los acontecimientos mas importantes del año y como estos marcaron la historia en el mundo, y nuestros corazones.

Por lo cual me gustaría reflexionar con ustedes sobre lo que para nosotros ha sido el año que termina en estos 4 escritos. Mas allá de saber si cumplimos con los 12 deseos que mencionamos al comer las uvas en los primeros minutos de 2014, sino lo que verdaderamente nos hace existir como seres humanos y profesionales en el mundo de la comunicación.

Es posible que empecemos a reflexionar sobre los objetivos comunes y clichés a los cuales estamos acostumbrados como es la dieta, los amigos, un nuevo auto, etc. Y en principio esta bien, los segundos en como comemos las uvas no nos da espacio para más, para profundizar en lo que somos y a donde vamos. Este mundo vertiginoso nos hace correr de la misma manera y nos hace entablar conversaciones sobre todo en nuestro trabajo de una manera sutil y superficial.

Sin embargo, vale la pena reflexionar en algunos puntos que nos pueden dar la pauta para encarar el siguiente año de una manera diferente y con una mirada mas profunda y certera hacia lo que queremos ser.

Dividimos el trabajo, las relaciones personales, y cumplir los sueños como espacios separados que no tienen relación entre sí y a pesar de ello, se busca un éxito total en cada rubro como si fueran puntos o temas que nos hará ser mejores como personas y buscando ser iconos a través del tiempo.

En mi opinión, todos van unidos y viven uno del otro, como una máquina perfecta que te haga caminar hacia donde quieras ir.

Por ejemplo, es posible que tengas un éxito total en un proyecto, pero estés rodeado de pocos colaboradores que no compartan el éxito de la misma forma. ¿Será entonces que algún punto no este totalmente cubierto? Entonces el éxito es relativo y sin profundidad, lo cual te hará ver que este es muy posible que se pierda en el tiempo, pues no tiene anclas reales que lo hagan inamovible y duradero.

Veamos en otro enfoque; ¿lograste conseguir otro premio en donde tu Cliente no es participe? Entonces es posible que dicho sueño aun no esta completo, falta hacer involucrar a personajes importantes que hagan que tu triunfo sea total.

Con esto no quiero decir que los premios sean malos, ¡para nada! Quiero resaltar la importancia del “cómo” y sobre todo hacer una reflexión de cómo construimos nuestra personalidad hacia los demás y si ha valido la pena el recorrer el camino de una cierta manera y postura que nos haga ser mas fuerte empezando el año.

Las relaciones de equipo y amigos, serán las mismas que nos acompañen en varios momentos de nuestra carrera, y estas nos ayudarán a ser mejores personas en el futuro. Recordemos que la mayoría de los proyectos son elaborados de manera grupal, inclusive por procesos, por lo cual ser mas humanos entre nosotros será lo que nos hará mejores.

Miremos de forma diferente nuestro pasado cercano; veamos como las cosas se construyen y se adaptan a nuestras relaciones y capacidades. ¿Será que somos más efectivos cuando nuestras capacidades se vuelven una asesoría amigable? O Estas se convierten en una imposición perfecta, que no es debatible pero tampoco admirable hacia los demás. Y al final de todo esto ¿qué me queda? ¿Un salón lleno de trofeos de metal?

Y en resultado a esto ¿qué tendrá más valor? ¿Una invitación espontánea de tu Cliente para tomar una cerveza al final del trabajo, platicar del trabajo y la vida?, o ¿un premio por el mejor trabajo? En mi opinión ambos, la pregunta es ¿cómo lo logramos?

La respuesta ustedes la tienen, pero es sin duda muy emocionante cuando las cosas se entrelazan y consigues que tu trabajo no solo sea un resultado numérico, sino una combinación de números, de un grandioso trabajo en equipo, un Cliente satisfecho por el mismo, participe en todo momento y finalmente, un consumidor que siente que dicho trabajo, construye de manera armónica y positiva en su vida.

Tal vez entonces, habrás encontrado la formula para permanecer en el tiempo, y hacer que tu trabajo valga mas de lo que te imaginabas, siendo este un punto primordial en la historia de los demás.

Reflexionemos entonces: ¿Cómo construimos nuestra imagen para el 2015?

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL