Es muy común que cuando te asignan un proyecto, busques las mejores eficiencias en el mismo, tanto en lo económico como en el desarrollo del mismo.

Más artículos de Roberto González:
Negocios: ¿Estás preparado para viajar?
9 tips para cuidar tus redes sociales
8 Tips para brillar en tu trabajo bajo la lupa de un experto en RH

Sin embargo, también es muy fácil, por obsesionarte en buscar lo mejor en todo, pierdas de tu vista el concepto general de tu proyecto y el resultado del mismo.

Un gran amigo y jefe de hace ya mucho tiempo, nos decía que lo mas importante es ver el bosque y no enfocarnos a mirar solo los arboles que lo conforman.

Dicho esto, es muy sencillo perderse en la planeación, implementación y desarrollo del mismo.

Por lo cual aquí enlisto algunos puntos que cuidamos en la agencia y que no puedes dejar de tener cerca de ti que te harán cuidar tu proyecto y sobre todo hacerlo verdaderamente efectivo:

  1. No dejar claro que es lo que tienen que hacer los involucrados; al empezar un proyecto, siempre es bueno que todos los involucrados salgan de la junta con la misma idea.
  2. Pedir ideas abiertas de lo que “te imaginas”; es común sobre todo con los Clientes que cuando nos dan un Brief, que pidan ideas por pedir. Esto no es malo, si tienes todo el presupuesto para hacerlo; y es falso que una buena idea se adapta a una implementación con poco presupuesto. Esta deja mucho que desear, y esa buena idea desaparece.
  3. Cotizar con varios proveedores lo mismo y hacer una selección de lo que te sirve y no; hace días me tope con una amiga que trato de desmenuzar dos cotizaciones, y tener los mejores precios de ambas. En teoría suena bien, sin embargo, todo mundo trata de ser competitivos y buscar ahorros por volumen. Que obviamente no funciona cuando se parten los presupuestos. Debes coordinar a muchos proveedores y eso quita mucho tiempo y nadie se hará totalmente responsable de su trabajo, pues siempre “habrá conexiones” que estarán en el limbo.
  4. Elegir precio que calidad; otro factor que afecta muchísimo los proyectos. Por el afán de ahorrar el Equity de tu marca y tu reputación se vera afectada por este tipo de decisiones. Cuidado es tu imagen la que se juega.
  5. No armar una tabla de tiempo; Si no tienes claro los pasos, y tiempos de desarrollos, nunca tendrás el control de tu proyecto y vivirás en la angustia total. Y lo peor de todo, es que no podrás adelantarte a contingencias y problemas que pueden presentarse.
  6. Jugar con los tiempos; también es cierto que si no se respetan los tiempos de los proveedores, por mucho presupuesto y energía le pongas al mismo, no recuperarás ese tiempo, y la calidad de nuevo se verá afectada.
  7. No tener claros los objetivos y sistemas de medición; esto último es muy importante, si no puedes saber que esperas con el mismo, difícil será evaluar a tus socios y proveedores caerás en malos entendidos y eso será fatal para ti y tu marca.
  8. No conocer a tus proveedores y no ser parte del equipo; si solo te vuelves un evaluador, no los tratas de entender y compartes preocupaciones, procesos, etc. Nunca entenderán tu visión y solo harán un bue trabajo, sin dar lo mejor por tenerlo.

Finalmente, es muy importante que los proyectos que tengas en tu responsabilidad, debes tomarlos como un pretexto más construir tu marca y sobre todo tu reputación como el líder del mismo. Factores de ahorro mal entendidos solo pueden perjudicar la operación y el resultado.

Por lo tanto, enfoca tus energías en los resultados y como debe salir la foto de éxito que te hará brillar. Al final de todo, cuidar los procesos es cuidar la imagen para la marca que trabajas.

Y tú, ¿cómo construyes tu imagen?

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL