• Si algo nos enseñaron las vanguardias artísticas es que prácticamente todo puede ser arte, la expresión artística como aspiración.

  • La publicidad puede sin duda llegar a ser arte. Su comprensión claro esta sujeta a la subjetividad, hay publicidad que puede integrarse a una marca en algún sistema de arte, por ejemplo el cine.

  • Trolli es una marca de gomitas que recurrió a a las narrativas de las películas de terror, esos dramas infantiles entre los monstruos y los dulces.

Si algo nos enseñaron las vanguardias artísticas es que prácticamente todo puede ser arte, la expresión artística como aspiración, está en cualquier forma de expresión, no hay frontera para estas formas.

La publicidad puede sin duda llegar a ser arte. Su comprensión claro esta sujeta a la subjetividad, hay publicidad que puede integrarse a una marca en algún sistema de arte, por ejemplo el cine. El arte, desde diferentes frentes y maneras, está en el terreno de la comunicación de marca.

El Pop-art por ejemplo es la clásica muestra de ese intercambio casi natural entre el arte y el consumo, incluso para esta tendencia e consumo también era una forma de arte. Podemos recordar a Andy Warhol diciendo frases como: “El arte comercial es mucho mejor que el arte por el arte”, o “Consumir es mucho más americano que pensar, y yo soy el colmo de lo americano”.

Por ejemplo recientemente un hilo de twitter nos hizo recordar que los comerciales pueden llegar a contar grandes historial, al nivel de los mejores directores de cine y con tramas igual de profundas.

Cine y publicidad

Hay una relación muy estrecha entre la industria cinematográfica, no solo porque una de la otra destina millones de dólares para completar sus estrategias en consumo, sino que también en la creación.

Trolli es una marca de gomitas que recurrió a a las narrativas de las películas de terror, esos dramas infantiles entre los monstruos y los dulces. En el tweet se puede leer: “Psicodélica, esquizofrénica, demencial. La publicidad para la marcas Trolli, parecen minipelículas de terror infantil hechas con Stop Motion. Recopilamos las mejores en un hilo”.

También puedes leer:

Este hilo recupera 12 comerciales, con diferentes minihistorias, que recuerdan a las películas infantiles, de terror, que transcurren este monstruos, gomitas escenarios oscuros y los clichés de terror más conocidos, las entidades que salen de los armarios o de las chimeneas. Así como los escenarios tenebrosos y oscuros, así como temas de la maternidad y el canibalismo.

De momento el hilo cuenta con más de 4,6 mil likes y con esto desde luego la marca gana, pues posiciona a la marca en la cabeza de los consumidores. Ademas que da la muestras de como a veces las marcas ganan mucho más haciendo contenido que publicidad. Actualmente los consumidores están tan acostumbrados a la narrativa de la publicidad al punto que cualquier salida de la narrativa publicitaria es bien aceptado por los consumidores.

 

 

 

 

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL