El aspecto que genera mayor credibilidad a una marca es su reconocimiento. Se trata del depósito de confianza que coloca el consumidor a un determinado producto o servicio.

Entender las demandas actuales de un segmento de mercado exige generar una relación cercana para comprender los insights que llevan un comprador a visitar un establecimiento o una tienda en línea y realizar una compra.

La elección de una marca va más allá de las cualidades de un producto. El consumidor también se conecta de una manera emocional con aquellas marcas que le entregan el valor que necesita y que supera, por supuesto, sus expectativas.

Sin duda el consumidor espera más de sus marcas, es por ello que constantemente en redes sociales opina sobre sus productos, los temas en los que la marca debería de interesarse y sobre todo señala aquellos errores o barreras que impiden que experimente una vivencia significativa con la marca.

La experiencia de marca es un valor que ha adquirido una mayor relevancia para el consumidor. El reporte Customer Expectations Hit All Time Highs de Salesforce, muestra que los clientes actuales tienen expectativas mucho más altas como una atención al cliente omnicanal, interacciones personalizadas y experiencias relevantes en cada punto de contacto. A propósito, una encuesta de Salesforce muestra que 84 por ciento de los encuestados dijo que es importante que la atención que se le brinda sea personalizada, ya que es una clave para ganar su preferencia. Asimismo, muestra que un 59 por ciento de los encuestados señaló que la personalización debe estar basada en interacciones pasadas como muestra del compromiso de la marca.

Hay distintos elementos tangibles e intangibles que construyen una experiencia de marca. La clave es entender aquellos estímulos que permitirán captar la atención del cliente y de esta manera conectar emocionalmente (en paralelo) con los mensajes o el valor diferencial de la marca.

Te recomendamos:

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL