Donde unas personas sólo ven una charla casual con otra gente, hay quienes ven una oportunidad de negocio, de crecimiento personal y profesional, a través de un acercamiento mucho más directo o personal. Esto último se puede lograr a través de lo que se conoce como networking, el cual ha sido de gran ayuda en aspectos en donde se realizan transacciones del tipo business to business (conocido también como B2B). A pesar de su relevancia, hay ocasiones en las que se cometen algunos errores al realizarlo, como los que mencionamos en las siguientes líneas.

Esperar a que las demás personas se acerquen a nosotros en un espacio de networking es quizás uno de los mayores errores que existen cuando se dan este tipo de contactos. Es necesario poner de nuestra parte para fomentar un adecuado acercamiento. También hay que estar conscientes que posiblemente esa oportunidad no se vuelva a presentar, por lo que no hay que perder el tiempo en dudas o titubeos.

No obstante, no sólo basta con acercarse y platicar de cualquier cosa, sino que es necesario entablar dicha comunicación con un propósito: desee obtener un contacto hasta el planteamiento de un adecuado plan de negocio. En cualquiera de estas situaciones, es fundamental que tengamos de antemano, información lista sobre aquello que deseamos transmitir, esto con la finalidad de presentar algo muy somero o superficial a las personas con las que deseamos charlar.

La adecuada proyección personal es fundamental cuando se está en un networking. Por lo tanto, la presentación es muy importante. Hay que ir bien arreglado a este tipo de encuentros. También habrá que cuidar el modo en que nos comunicamos con los demás, ya sea de manera verbal o no. Habrá que manejar en prácticamente todo momento una comunicación unificada, que ayude a que lo que buscamos transmitir llegué de manera más sencilla.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL