Elecciones 2018, cuenta regresiva: análisis del marketing político de Ricardo Anaya

Una de sus fortalezas ha sido lanzar campaña por la mayoría de los medios posibles.

3155

El próximo primero de julio los mexicanos irán a las urnas a elegir, entre otros cargos, al presidente de la república. En una contienda atípica, por factores como la Copa Mundial y la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte, y como mencionó Roy Campos, presidente de Mitofsky Group, se ha caracterizado no por una polarización entre quienes votarán por la izquierda y la derecha, sino por quienes están a favor del sistema actual y en contra de él. Hacia la recta final de la contienda electoral, en los siguientes días haremos un breve análisis de las estrategias de marketing político (tanto aciertos como fallos) de cada uno de los candidatos. Por orden alfabético, comenzaremos con Ricardo Anaya, postulante de la coalición Por México al frente.

En la campaña de Ricardo Anaya ha sido la más cara respecto a la del resto de los candidatos. Para ser exactos, se han invertido 142.828.554.44 pesos, de acuerdo con datos del Sistema Integral de Fiscalización (SIF) del Instituto Nacional Electoral (INE), de los cuales, la mayor cantidad se ha destinado a propaganda exhibida en páginas de internet (46,401,508 pesos), seguida de la propaganda en vía pública (48,612,325.20 pesos).

Probar distintas estrategias y utilizar diversos medios (muchos de ellos BTL), sin duda, ha sido uno de los grandes aciertos de su campaña, pues esto le permitió llegar un público más amplio.

Sin embargo, de acuerdo a la amplia inversión en medios, lo cierto es que Ricardo Anaya se mantiene la mayoría de las encuestas en segundo lugar, con un margen de diferencia bastante considerable respecto a Andrés Manuel López Obrador, quien encabeza las preferencias.

Quizá uno de los puntos que han debilitado la candidatura del abanderado de la coalición Por México al Frente han sido los procesos judiciales por lavado de dinero en los que se ha visto involucrado, lo cual ha provocado que su imagen pública empeore. A esto habrá que sumar su desempeño en los debates políticos, que, si bien no ha sido negativo, se ha percibido en las encuestas como ha perdido las preferencias del electorado.

 

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL