La generación de información sobre empresas y consumidores es cada vez mayor, esto motivado por un uso diario de Internet, así como de dispositivos móviles, compras online, registros en línea, redes sociales, entre otros factores, dando paso a lo que hoy se conoce como Big Data.

Actualmente las compañías tienen el reto de hacer un resguardo correcto de datos, así como de garantizar que estén seguros para evitar afectaciones a los clientes y a las empresas mismas, una tarea que no parece sencilla, pues según Abelardo Lara, country manager de Veeam, las corporaciones han llegado a duplicar e incluso triplicar su cantidad de información, lo cual les hace difícil mantener un buen manejo de ella.

No obstante, si se desarrollan iniciativas inteligentes y adecuadas a las necesidades de consumidor y marcas, el Big Data puede ser mucho más sencillo de trabajar.

En 2018, los ingresos por servicios de Big Data ascendieron a 16,000 millones de dólares, monto que para el año 2020 podría llegar a 21,000 millones de dólares, y para el 2025 alcanzar los 31,000 millones, según cifras de Wikibon y SiliconANGLE.

Las 7V

Uno de los escenarios más complicados que rodean este concepto es el flujo de datos, es decir, que además de haber una cantidad mayúscula de información, ahora cada empresas debe identificar la fuente o de dónde proviene, esto con el objetivo de hacer una correcta ubicación, análisis y resguardo de datos.

Pata entender mejor su complejidad y la relevancia que tiene, a continuación se enlistan las 7V que forman parte del Big Data.

  • Volumen: cada minuto hay millones de datos circulando en distintas plataformas, lo cual hace que las cantidades de información crezcan exponencialmente.
  • Velocidad: dado el nivel de datos existentes, los métodos de procesamiento y análisis deben ser más rápidos, esto con el objetivo de no extraviar información, categorizarlos y usarlos de manera efectiva.
  • Visualización: ante grandes volúmenes de datos, las empresas deben hacer mejoras para que la información recabada sea visible de una forma ágil y que pueda identificarse de manera sencilla.
  • Variedad: ante una gran cantidad de contenido generado en diversos formatos, es importante que se cuente con herramientas que permitan la extracción y análisis de datos en diferentes plataformas.
  • Variabilidad: esta se refiere a la necesidad existente de obtener datos en todas las circunstancias posibles para que así se tenga un conocimiento más basto de los consumidores.
  • Veracidad: además de recopilarlos, es preciso que los datos sean confiables, que ofrezcan información certera de los clientes ya que muchas decisiones se toman a partir de lo recopilado.
  • Valor: se refiere a darle un uso eficiente a los datos, a fin de que beneficien a la empresa y contribuyan en la confianza de los clientes.

Te sugerimos:

¿Cómo implementar una estrategia de Big Data en un evento?

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL