Con tan sólo cinta canela y cartones impresos, la cadena Bar Yaocho y Ogilvy & Mather hicieron una campaña en Japón que consistió en convertir a los borrachos que dormían en las calles en creativas vallas publicitarias humanas.

Más notas relacionadas:
Arte + Packaging = Campañas exitosas
¿Cómo poner a bailar al hipopótamo?
Una marca haciendo amigos

La idea de la campaña fue concientizar a los japoneses sobre el consumo excesivo del alcohol, pues de acuerdo con la agencia en cuestión, Japón es uno de los países donde los empleados trabajan más en el mundo, y al final de la semana, tanto hombres como mujeres gastan su salario en fiestas y celebraciones que terminan en borracheras severas.

Inlcuso, la agencia agregó que en Tokio, encontrar borrachos tirados durmiendo en las calles se considera un comportamiento normal, por lo que la cadena de bares Yaocho decidió abordar el problema.

Las vallas se han creado en torno a las personas con el hashtag # nomisugi, que significa #toodrunk.

Con esta iniciativa, se invita a los japoneses a beber moderadamente, a menos que quieran convertirse en el próximo Sleeping Drunk Billboard de la ciudad.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL