¿Y tú que has lavado?

575

Dentro de este viaje en el que a todos nos subieron sin opción a negarnos, hemos tenido que hacer cosas que antes no las hacíamos o no les dábamos el valor que tenían.

Para mí lo más difícil ha sido lavar. Lavar los trastes 3 ó 14 veces, de acuerdo a tu ansiedad.  Lavar los baños,  mmm, eso de acuerdo a tú dieta. Jajaja. Lavar tu ropa, de acuerdo a las veces que has continuado con tu rutina de ejercicio o si te has parado del sillón.

Pero, ¿qué es lo más importante qué tenemos que lavar? Primero nuestros pensamientos. Lavar y quitar a toda esa carga en nuestra cabeza. Lavar esa gente que nos contaminaba. Lavar nuestra conciencia. Lavar ese sentimiento de culpa cuando alguien nos pidió ayuda y no tuvimos la paciencia o el tiempo para ayudarlo. Lavar ese camino lleno de dolores de cabeza porque no entendieron lo que realmente quería, pero si nunca lo pedí. Lavar nuestra paciencia. Lavar nuestras orejas para realmente escuchar. Lavar nuestros pensamientos de constante prisa. Lavar nuestros ojos y poder ver que existe luz. Lavar nuestro cerebro y reprogramarlo. Lavar nuestros pies porque hay miles de lugares por descubrir. Lavar nuestro ego que buena falta nos hace. Lavar nuestras ideas porque tenemos un mundo por conquistar.  Lavar nuestros ojos para que puedan ver las miles de oportunidades que tenemos, ¡o dejar de regalarla tanto!

Lavar nuestros pasos de baile, porque nos esperan miles de fiestas. Lavar nuestras manos porque escribirán otra historia y porque tocarán cosas infinitas. Lavar nuestro trasero porque nos sentaremos frente gente increíble que nos hará soñar…

Así que si te tocan los trastes, no te quejes y ponte a lavar. Lava todo lo que necesites, porque te necesitamos.  ¡Así que ponte a lavar mucho! ¿Qué lavarás primero?

Jazinta #PasiónPorInspirar.
Twitter @JazminRodgon.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL