• Una pareja siguió la norma de usar cubrebocas en Walmart, pero su diseño fue un verdadero problema para clientes que reclamaron su ideología nazi y la retailer los respalda.

  • Clientes de Walmart ya no deberán usar cubrebocas, para comprar en las tiendas, si se resisten se les permitirá entrar.

  • La mayoría de sus más de 5,000 tiendas y clubes, alrededor del 65 por ciento, se encuentran en áreas donde el Gobierno exige su uso.

Los clientes actúan de formas inesperadas. Primero, Walmart intentó cuidar la salud de sus empleados y de los clientes, al pedirles que usen cubrebocas en sus tiendas, pero en respuesta recibió agresiones hacia sus empleados y por ello finalmente desistió. Tal como reportamos ayer, para evitar una “confrontación física”, el personal recibió instrucciones de atender a las personas que se niegan a usar uno.

Sin embargo, hay quienes sí respetan la medida y usan cubrebocas, pero de la peor manera, así lo hizo una pareja que usó esvásticas como diseño, ante la mirada atónita y la indignación de los clientes.

La cliente Raphaela Mueller compartió las imágenes de lo ocurrido en una de las tiendas de Walmart en Minnesota, el primer día de uso obligatorio de máscaras en comercios y espacios públicos interiores para evitar los contagios de COVID-19.

En redes sociales, se puede ver que los clientes le reclaman a la pareja el uso de la simbología nazi, incluida Mueller, la joven vicaria alemana que grabó el video. Dijo a la pareja que: “están enfermos. No pueden considerarse estadounidenses y usar esa mascarilla”.

Walmart fue definitiva ante el caso y dijo que no tolerará ninguna forma de discriminación o acoso en ningún aspecto de su negocio, así que les prohibió la entrada por lo menos un año a todas sus tiendas.

La administración de la tienda ofreció a los individuos máscaras faciales desechables como una alternativa, la cual rechazaron. Los individuos se volvieron beligerantes y la gerencia de la tienda les pidió que abandonaran la tienda”, indicó la empresa.

Te recomendamos:

Como respuesta, la pareja gritó que: “No soy nazi. Estoy tratando de decirles que esto es lo que pasará en Estados Unidos. Si votan por Biden, van a vivir en la Alemania Nazi. Así es como va a ser”.

El tema fue tan fuerte que tuvo que llegar la Policía y les prohibió la entrada, no arrestó a la pareja, pero los desalojó. Incluso el gobernador de Minnesota, el demócrata Tim Walz supo de esto, y describió la escena como desagradable y dolorosa:

Gracias a la gente que se enfrentó a este comportamiento inaceptable y lleno de odio

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL