El subsecretario de Salud y Prevención, Hugo López-Gatell, reveló que la cifra de fallecidos en México por COVID-19 ascendió a 43 mil 680, mientras que los casos confirmados llegaron a 390 mil 516, hasta este domingo. En el mundo, se han registrado 16 millones 155 mil 305 contagios, así como 647 mil 098 muertes a causa del Coronavirus.

La pandemia ha evolucionado y las medidas se han fortalecido conforme avanza, pero la publicidad parece estancada en muchos sentidos. Al inicio de la crisis sanitaria, los mensajes en torno al COVID-19 eran alentadores e incluso informativos, los consumidores apreciaban a las empresas comprometidas con este tipo de marketing social e identificaban a la perfección sus acciones.

Pay It Forward de Verizon fue el anuncio más enriquecedor con el tema de COVID-19, de acuerdo con un análisis del impacto cultural positivo, seguido de Honda’s Working Together y Anheuser -Busch’s One Team.

Sin embargo, algunas continúan enviando mailing a los consumidores y medios sobre sus presuntas donaciones en torno al tema, muestra de que tardaron muchos meses en decidir acciones que debieron ser inmediatas y que llevan meses de atraso en su comunicación.

Para mayo, Ace Metrix descubrió que había una sensación de igualdad y explotación entre los anuncios relacionados con la pandemia, lo que derivo en más dificultades para abrirse paso entre los espectadores.

Sin embargo, a medida que avanza la pandemia, también lo hace la necesidad de mensajes más matizados, menos directos y menos urgentes de atención y de que el consumidor tenga incluso qué agradecer por donaciones que socialmente en realidad constituyen lo mínimo que las empresas pueden hacer.

Finalmente, el estudio demuestra que ya no es momento de ese tipo de mensajes y las grandes empresas lo demuestran, pues su comunicación ya está evolucionando, por ejemplo adidas o Apple, que retomaron sus líneas en torno a mejorar el medio ambiente.

Te recomendamos:

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL