• Paran a nivel nacional repartidores de Uber, DiDi, Rappi y Sin Delantal en la lucha por sus derechos laborales.

  • La organización “Ni Un Repartidor Menos” pide mejores condiciones laborales a las aplicaciones mencionadas.

  • Habrá una caravana en la Ciudad de México, bloqueando las vialidades durante hasta 45 minutos.

Un Día Sin Repartidores. Trabajadores de Uber Eats, DiDi Food, Rappi y Sin Delantal se unen en paro porque consideran que el sector ha sido abandonado en cuanto a condiciones labores, incluso en medio de la pandemia de COVID-19, en la que han servido a los mexicanos.

La organización “Ni Un Repartidor Menos” organiza un paro a nivel nacional, que consiste en que los repartidores se queden en casa y no salgan a trabajar, como una forma de manifestación para exigir mejores condiciones laborales a las aplicaciones mencionadas.

Habrá una caravana en la Ciudad de México, bloqueando las vialidades durante hasta 45 minutos para hacer notar sus peticiones a las compañías. Con cubrebocas y manteniendo la sana distancia, los repartidores saldrán a protestar.

Te recomendamos: 

No solo se registrará en México, sino que también habrá movilizaciones en Ecuador, Perú, Chile, Argentina, Costa Rica, Ecuador, entre otros países que también ofertan decadentes condiciones a lo trabajadores que arriesgan su vida por servir.

Sus demandas:

  • Reconocimiento oficial de su trabajo en la Ley y en la práctica.
  • Límite máximo de espera en los restaurantes de 10 minutos.
  • Una vez superado el lapso, los restaurantes deberían pagar por cada minuto extra.
  • Las aplicaciones deberían absorber parte de los impuestos de los repartidores.
  • Mesa con autoridades y directivos de las empresas para que haya cálculo de aportaciones a esquemas de seguridad social.
  • Regulación con miras a la implementación de prestaciones laborales.
  • Aviso anticipado antes de dar de baja a los repartidores.

Las ganancias que dejan a las aplicaciones son enormes, de hecho las sostienen en gran medida durante la pandemia, algunas viven de ello en un momento en el que los viajes privados no están en su mejor momento.

Uber Eats, por ejemplo, informó en su último reporte que los pedidos crecieron a la impresionante cifra de 52 por ciento; equivalentes a 4.68 mil millones de dólares durante el primer trimestre del año, esto prácticamente la salvó de graves problemas económicos.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL