Lo que vive Twitter es una enorme crisis de marca de la que será muy complicado levantarse. Estamos en 2020 y la gente sigue hablando de lo ocurrido a inicios de 2018 con Facebook y Cambridge Analytica, los cambios desde ese momento hacia acá en cuestiones de data y seguridad se siguen dando, fue un parteaguas del que la red social más popular del mundo no se ha librado, ahora comienza el turno de Twitter.

La red social es el tema del momento, luego del mega hackeo histórico a cuentas verificadas de líderes de todas las cúpulas y de las marcas más amadas: Uber, Joe Biden, Bill Gates, Elon Musk, Kanye West, Jeff Bezos, Mike Bloomberg y Apple destacan entre las estafas desde sus redes sociales, incitando a sus seguidores a enviarles dinero por medio de Bitcoin, bajo la promesa de duplicar la cantidad.

Jamás ocurrió ni sucederá eso, pero los usuarios de la red social de 280 caracteres ¿cómo iban a advertirlo? El mismo Elon Musk ha regalado dinero ante la pandemia, Bill Gates es conocido por sus naciones millonarias, y teniendo confianza plena en los usuarios verificados, millones enviaron miles de dólares.

Fue muy tarde cuando advirtieron de la estafa, miles de usuarios ya habían mandado dinero a los ladrones y Twitter caía en reputación, y en recursos intangibles y tangibles; de hecho, sus acciones cayeron más del 3 por ciento en el comercio extendido.

Solo durante el inicio de este 2020, Twitter sumó a sus filas a 340 millones de usuarios, según We Are Social.

La compañía no brilla más entre sus competidores, cuando era el refugio en el momento en que Facebook, Instagram o WhatsApp se caían. De la compañía de Mark Zuckerberg ya no se esperaba mucho en cuanto a funcionamiento, siempre registra fallas masivas, pero no Twitter, todo el mundo acude a la red social para confirmar y reír de las caídas.

Ahora es el centro de debates sobre si es seguro navegar en sus filas. Solo durante el inicio de 2020, sumó 340 millones de usuarios, de acuerdo con cifras de We Are Social.

Lo que pasó oficialmente

Diversas teorías conspirativas se han lanzado alrededor, pero de acuerdo con la plataforma, lo que realmente ocurrió es que engañaron a sus empleados.

Twitter dijo que su investigación descubrió una operación dirigida a los empleados para obtener acceso a sistemas y herramientas internos.

“Detectamos lo que creemos que es un ataque coordinado de ingeniería social por personas que se dirigieron con éxito a algunos de nuestros empleados con acceso a sistemas y herramientas internos. Sabemos que utilizaron este acceso para tomar el control de muchas cuentas altamente visibles (incluidas las verificadas) y tuitear en su nombre”

El CEO de Twitter, Jack Dorsey, no cabía de la vergüenza y la pena por quienes perdieron su dinero y dijo  que la compañía se siente terrible por las cuentas pirateadas, mientras usuarios le exigen una lista negra y detalles de lo que ocurrió.

Teresa Payton, ex directora de información de la Casa Blanca y actual CEO de Fortalice Solutions, advirtió a CNBC que la información como los mensajes directos pueden haber sido robados de las cuentas afectadas y podrían ser liberados o utilizados en el futuro.

Para salir mejor librados del asunto, la compañía insistió en que las contraseñas no se han visto comprometidas y que es seguro entrar en la red social y desarrollar cualquier actividad normalmente. Excepto mandar dinero.

Te recomendamos:

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL