Ante la pandemia que estamos viviendo, vemos como muchas empresas han tomado medidas drásticas de ahorros y mantenerse con lo mínimo indispensable para continuar en la vida de todos y principalmente en el “mercado”.

Sin embargo, este tipo de estrategias a la larga pueden tener grandes riesgos en la forma de cómo los ven los consumidores y sobre todo cómo vive o vivió la marca ante situaciones difíciles. Desafortunadamente en muchas de las situaciones, la respuesta es “ajustar o morir” y ahí no hay “para donde moverse”.

Por lo tanto, ante muchas situaciones personales y de negocio, tenemos que ajustar radicalmente nuestro pensamiento y sobre todo nuestra forma de desarrollar y planear ante un futuro inmediato. Y no importa el tamaño de nuestro equipo, marca o empresa, lo importante es “cambiar”, pero ¿Cómo empezar y por donde? Parece fácil decirlo y sobre todo pensarlo. Pero al ponerte enfrente de una simple hoja de papel en blanco y con pluma en mano, a veces suena más complicado.

Parece que es más fácil recortar o quitar que crear y colocar, y es cierto, sobre todo cuando sabes que el mundo en donde vives por varias razones, no será el mismo que cuando empezó dicha pandemia. Y ante tal crisis ¿Cómo innovar? Recientemente un importante medio de comunicación en España sacó una publicación donde mencionaba que 13 compañías, grandes y contemporáneas nacieron después de una crisis como la que estamos viviendo económicamente, y por mencionar algunas, Microsoft, Uber, Privalia, entre otros. Estas marcas empezaron con iniciativas a partir de un marco económico delicado, y donde modificaron sus productos, ideas y servicios para adaptarse a una nueva forma de vida, supliendo las necesidades de una nueva realidad.

Por lo cual aquí te dejo algunos puntos donde podrás basar tu reflexión y definir cuales pueden ser las oportunidades en tu entorno:

  1. Observa, más de lo normal, y busca pequeñas tendencias amarradas a los gustos de tus clientes, seguro hay algo que descubrir.
  2. Estudia un poco más a tus consumidores y posibles clientes, siempre habrá información para definir tendencias y nuevas estrategias.
  3. Abre nuevas conversaciones con tus clientes, ya se vislumbran nuevos estilos de vida adaptados a la nueva crisis, vuelve a aprender de ellos.
  4. Se empático en la conversación, piensa que todos cambiaron sus prioridades, ahonda un poco más en sus necesidades reales, no las ¨de moda”.
  5. ¿Tu producto puede tener nuevos usos? ¡Y si no descúbrele o invéntale uno!  Coca Cola nació muy diferente a lo que conocemos.
  6. Crea nuevos motivadores de compra y ocasiones de consumo de tus productos. Basado en el descubrimiento de nuevos usos, piensa cómo éste se adapta a nuevos estilos de vida y cuales serán los detonadores para comprar.
  7. Desarrolla nuevos mercados para tus productos, habrá alguien que no te ha conocido, siempre habrá una oportunidad.
  8. Piensa en nuevos canales de distribución y de comunicación, y dije varios!
  9. Adapta tu empresa/marca/producto o servicio a un entorno completamente diferente.

Muchos son los cambios y ajustes que debes hacer al presentar tu nueva imagen ante un mercado diferente con necesidades básicas también diferentes.

Marcas como las mencionadas, con el poco o nulo presupuesto se abrieron camino y lo que debemos aprender de ellos, es en la innovación, la adaptación de pensamiento que tenían para desarrollar sus propuestas y este pensamiento paralelo para descubrir nuevas cosas que ofrecerles a esos clientes.

No hay nada mas plausible que reconocer que debemos hacer cambios para adaptarnos a una nueva forma de vida; y que debemos planear a un futuro inmediato, de como será nuestro regreso a un mundo que cambio, que tendrá muchas fallas y muchos consumidores que ya no verán su vida de la misma forma.

Es de esta forma, como las grandes empresas nacen como ave fénix, buscando adaptarse y permanecer en la historia.

Y tú, ¿Cómo construyes tu imagen?

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL