Los festivales de música en México es una de las categoría de la industria de entretenimiento más rentables, pues ante la demanda del público, así como de su diversificación e involucramiento de marcas de renombre, han hecho de ellos un negocio por demás redituable, entre los que que destaca el México Metal Fest.

Con cuatro ediciones en su haber, este evento masivo que reúne cada año a exponentes de la música de metal y subgéneros, ha conseguido ganar no solo la preferencia del público mexicano e internacional, sino también ha logrado que marcas como Tecate, BMW y Prudence se sumen a su lista de patrocinadores, mismas que a través de activaciones de marca o venta de producto durante el festival, consiguieron tener la atención de los asistentes este año, así como la oportunidad de mejorar su engagement.

Este año la Explanada de los Sultanes, ubicada en la ciudad de Monterrey, en Nuevo León, fue el venue que reunió a más de 30 bandas, entre nacionales e internacionales, además de los miles de espectadores que se dieron cita para disfrutar de cada uno de los conciertos programados.

Te recomendamos: La Sultana del Norte se cimbra con este festival de metal.

Puntos a destacar

Al llevar a cabo un festival en donde se promete un cartel con bandas que regularmente atraen a mucho público, es importante que se consideren medidas de seguridad, tanto al interior como fuera del venue, esto con el objetivo de salvaguardar al integridad de todos los asistentes, cosa que se vio durante el México Metal Fest de este año.

El control que se tuvo al acceder al venue también fue un punto a favor, pues no se registraron demoras, hubo un señalamiento correcto de los accesos preferente y general, así como personal que llevó a cabo revisiones a cada asistente.

La compra de comida, así como de bebidas fue ágil, tal como sucedió con la venta de mercancía oficial y artículos promocionales como lo fue el vaso conmemorativo, mismos que favorecen la recordación y ayudan a incrementar el alcance del evento en otros públicos.

En cuanto a la presentación de bandas, cada una de ellas se dio en tiempo y forma, sin modificaciones de horario ni cancelaciones de último momento. Además, haber presentado parte a las primeras agrupaciones confirmadas para la edición de 2020, así como ya anunciar fecha de la venta de boletos, aumenta aún más el interés en el público, lo cual genera una intención de compra mucho mayor.

Áreas de oportunidad

A diferencia de los festivales que se realizan en lugares como la Ciudad de México, donde se ha optado por pagos cashless, en Nuevo León y otros estados aún se mantiene el pago en efectivo, lo cual de cierta forma frena un mayor consumo y ventas, pues muchas personas prefieren pagar con tarjeta, por lo que al no haber terminal, puede limitar las compras de los asistentes, además de que un método cashless es más seguro.

La falta de áreas de descanso también es un área de oportunidad. Si bien los asistentes buscan ver a la mayoría de las bandas, es importante que se cuente con espacios de descanso para que los espectadores puedan relajarse y continuar con un nivel de energía óptimo, y más cuando se lleva a cabo en un lugar con temperatura alta.

En el área de comida la instalación de carpas, domos o estructuras que cubran del sol, es otro elemento que podría dar una mejor experiencia, algo que incluso podría motivar un mayor consumo.

La previsión de insumos, tanto alimentos como bebidas, particularmente agua, es otro factor que bien se podría mejorar para el próximo México Metal Fest, algo que además de satisfacer una necesidad de los asistentes, también beneficia las ventas de las marcas.

Puedes leer:

Para dar una experiencia mucho más integral, la ejecución de activaciones al interior del festival podría ser mucho más notoria. Aun cuando la venta de cerveza es alta, las marcas podrían explotar aún más su patrocinio a través de estrategias de marketing donde haya participación de los asistentes, algo que ayudaría a optimizar el engagement, branding, recordación y que invita a consumir sus productos.

Según cifras de IEG y Statista, en 2018 el gasto en patrocinios, registrado por marcas, fue de 1,610 millones de dólares, solo en Estados Unidos.

Datos mostrados en el informe Entertainment and Media Outlok México 2015-2019, señalan que la música representa el 63 por ciento de los ingresos que percibe la industria de entretenimiento.

Te sugerimos: 5 lecciones que se aprendieron del desafortunado Knotfest meets Force Fest 2019

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL