El panorama económico mundial está pasando por momentos complicados desde hace un par de años, especialmente ante las crecientes tensiones en entre Estados Unidos y China, que han derivado en una guerra comercial. El mercado, sensible ante las fluctuaciones del mercado, muestra signos de debilitamiento presentes en distintas situaciones: desde la recaudación de impuestos que captan las naciones hasta el precio de los productos que consumimos en nuestro día a día. Respecto a a este último punto, ¿cómo los aranceles han influido en cuanto cuestan las cosas? Es un tema que hay que revisar con cierto detenimiento.

Para comprender el impacto que tienen los aranceles en los precios de los productos que consumimos en nuestro día a día es necesario tener claro su significado, en primera instancia.

Un arancel de puede comprender como un impuesto que una nación impone a los productores que llegan desde el extranjero hacia su territorio. En este sentido, si los gravámenes de las materias primas para hacer un determinado bien se incrementan considerablemente, es casi un hecho que sus precios también se aumentarán y, en consecuencia, el costo de los artículos finales que adquirimos también parecerá una variación que perjudique al bolsillo del consumidor.

Por ejemplo, para hacer una revista se requieren tintas y papel, los cuales regularmente son importados desde el extranjero. Si se le imponen aranceles a estos productos, dichos insumos resultan más costosos y, en consecuencia, el costo del producto final crecerá.

Sin embargo, los aranceles no sólo tienen repercusiones en las materias primas sino también (de manera más indirecta) en otros aspectos como en el valor de una moneda frente a otra. Pensemos en el valor del peso frente al dólar. Cuando se corrió el riesgo de una imposición arancelaria, nuestra moneda se desprecio frente a la estadounidense.

Si el peso tiene un menor valor y los productos que provienen del extranjero cuestan lo mismo, se comprende que se necesitará más dinero para adquirir dicho insumo, lo cual también tendrá un impacto en los precios de los productos.

En el marco de una guerra comercial, los aranceles representan un reto para la industria minorista, la cual debe replantear a consciencia sus estrategias de precio, para que los productos que comercializan no dejen de ser atractivos ante el consumidor.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL