El avance en la información, Internet y los medios sociales ha hecho que las búsquedas online se vuelvan indispensables a la hora de consultar antecedentes personales o profesionales de una persona o empresa. Es práctica común de muchos usuarios, empresas y organizaciones “googlear” e investigar en redes sociales a sus clientes, proveedores y colaboradores. En Internet podemos encontrar muchos sitios que publican noticias, quejas y notas negativas que afectan la reputación de empresarios o marcas.

Más artículos de Luis Miguel Hernández:
Premios a las mejores campañas digitales y medios de Latinoamérica,
Fondeadora. Una nueva forma de fondear proyectos creativos

La mayoría de estos resultados nos permiten formarnos un concepto rápido sobre los usuarios online y tomar decisiones sobre si nos conviene o no relacionarnos con ellos de forma profesional o personal. Además existen páginas que se dedican a desprestigiar gente a través de publicaciones con información incorrecta y haciendo un mal uso de la misma, afectando así en el desarrollo de un personaje, producto o estrategia.

Es por ello que desde el 2007 se ha creado el concepto Reputation Management. El cual se basa en la comprensión o la influencia de un individuo en Internet. El concepto fue pensado inicialmente para ampliar las relaciones públicas fuera del ámbito de los medios de comunicación. A medida que el uso de Internet y las redes sociales se han popularizado, el significado ha pasado a centrarse en los sitios web, Medios Sociales y sobre todo en los primeros resultados de búsqueda que tiene una marca o persona en los principales buscadores online como Google, Yahoo, etc.

El trabajo de un Reputation Manager y de su equipo es la supervisión de los resultados calificados como positivos y negativos que tiene una marca o persona en Internet. Como sabemos es muy difícil eliminar algún contenido de la red, sobre todo cuando ha sido posteado por terceras personas, sin embargo lo que se recomienda es resaltar las noticias y contenidos positivos que existan alrededor de nuestra marca o personaje, tratando así de cerrar la brecha entre cómo se percibe a si mismo y cómo lo ven los demás, dando mejor retroalimentación a posibles clientes en un futuro.

Este tipo de estrategias son de gran utilidad y se utilizan principalmente para minimizar el efecto de notas negativas difundidas en el pasado como podría ser el caso de algún empresario que hace tres años hubiese estado involucrado en alguna demanda. Él está en todo su derecho de participar en los temas legales que sean necesarios, pero independientemente de si ganó o perdió o si era el acusado o el demandante es probable que después de algún tiempo se de cuenta que cuando alguien busca su nombre en Internet aparecen vestigios de aquellos pleitos legales y que no le guste ni le convenga ser percibido como rijoso. En este tipo de situaciones resulta muy recomendable comenzar una campaña para posicionar mejor otros aspectos de su vida profesional como sus logros para que estos aparezcan en los primeros lugares de búsqueda en lugar de su historial en los tribunales.

A continuación te presentamos algunas tácticas utilizadas por las empresas para obtener una buena reputación en Internet:

1. Mejorar el etiquetado y la optimización de motores de búsqueda de la empresa
2. Búsqueda ó desarrollo de páginas web positivas y perfiles de redes sociales
3. Envío de notas de prensa con el fin de promover la presencia de la marca y suprimir contenido negativo
4. Presentar requerimientos legales en caso de ser necesario para bajar algún dominio o nota apócrifa o subida sin los derechos necesarios
5. Monitoreo y control de menciones de la empresa o la persona en redes sociales y medios digitales
6. Revisión de perfiles secundarios, búsqueda y posicionamiento de homónimos, etc.
7. Difusión de enlaces alineados a las palabras clave que se desea posicionar
8. Investigación y estrategia de viralización de críticas positivas
9. Ofrecer de forma proactiva beneficios a los colaboradores destacados
10. Responder a la crítica pública derivada del contenido negativo

Hay agencias que practican de forma ética el Reputation Management, incluso Google en 2011 introdujo un conjunto de herramientas para que los usuarios controlen su identidad en línea y soliciten la eliminación de contenidos no deseados.

En algunos casos puede ser un riesgo para las empresas si sus tácticas para ocultar la información negativa se expone públicamente, así que la recomendación es consultar a un experto para generar una buena estrategia de Reputation Management y limpiar todo su historial negativo en Internet. Si conoces a alguna empresa o individuo que requiera de estos servicios no dudes en comentarlo conmigo en mi cuenta de Twitter @luismiguelhdz o con el Hashtag #PensandoDigital

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL