La escritora J.K. Rowling, famosa por sus libros del joven mago Harry Potter, desató la fiebre “potteriana” de chicos y grandes desde que publicó el primer tomo de esta saga. Hoy es famosa en todo el mundo y ha recibido numerosos premios y vendido más de 450 millones de copias en 200 países.

Más artículos de Montserrat Gutiérrez:
5 habilidades básicas de un publirrelacionista
El árabe no está guapo, está guapísimo

Sean o no fanáticos de sus libros, seguramente recordarán que cuando saltó a la fama y junto con ella como figura pública, su historia de vida. Esto no fue tarea sencilla, ya que al principio ninguna editorial se interesó en su primer libro, hasta que un buen día le dieron una oportunidad, lo que la llevó de la pobreza a la riqueza en muy poco tiempo, al grado de ser reconocida por medios como Times, como una de las mujeres más ricas del mundo.

Después del éxito obtenido con Harry Potter, en abril de este año, la escritora publicó un libro llamado Cuckoo’s calling, sólo que esta vez decidió hacerlo bajo el seudónimo de Robert Galbraith.

En un inicio el libro no tuvo mucho éxito, hasta que un periodista de Sunday Times se dio a la tarea de investigar quién estaba detrás de esta publicación y descubrió que se trataba de la exitosa J.K. Rowling.

Una vez que se dio a conocer la noticia, el libro empezó a venderse “como pan caliente”, y cómo no, si lograron despertar el morbo de la gente y la intriga por saber que había detrás de esta publicación.

Al parecer la escritora estaba indignada por la filtración de su autoría, demandó a los responsables y se acaba de anunciar que recibió una importante indemnización por lo ocurrido.

Como el dinero no es un problema para ella, decidió donar esta suma a la ONG Soldiers’ Charity, que ayuda a soldados retirados o heridos en combate y a sus familias, tema que aborda el libro en cuestión.

Después de analizar esta información, me parece que estamos nuevamente frente a una estrategia de Relaciones Públicas, que claramente tiene como objetivo mantener la imagen de la escritora y darle fuerza a su nueva publicación.

Si bien Harry Potter fue todo un éxito, la realidad es que ya no da para más. Entonces, ¿qué hacer para generar interés en nuevas historias de J.K. Rowling?

Para mí, esta estrategia está muy bien diseñada, si no lo creen, revisen cuántos medios han publicado la noticia alrededor del mundo y confórmense con saber que las ventas de la novela crecieron 500% en Amazon en cuanto se reveló que ella era la escritora.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL