El marketing se dedica a resolver necesidades que se crean a partir de la insatisfacción de los consumidores. En otras palabras, el marketing incita al consumismo y a que cada uno de nosotros nos endeudemos para poder comprar todo lo que queremos o aspiramos. Partiendo de esta premisa, cada rubro utiliza distintas técnicas y trampas para lograr que el consumidor compre uno o varios productos.

Más artículos de Martín Chávez:
Maratones por la fidelización, una nueva estrategia de Marketing,
¿Qué tienen en común Pablo Escobar y el Marketing?

Uno de los sitios que más visitamos es el supermercado. Usualmente cada vez que voy a uno me termino perdiendo y siempre pienso que la lista que llevo me la escriben de forma desordenada a propósito. La organización de cada Supermercado esta psicológicamente hecha para generar más consumo. Me explico, los electrodomésticos: televisores, lavadores, microondas, licuadoras y demás línea blanca, siempre están ubicados en la puerta de ingreso para que pueda ser una compra no pensada y te tienten antes de comenzar tu lista de compras.

La posición que ocupa tu producto en la góndola siempre es importante, por ende el centro de ésta siempre es el lugar más caro. Esto se debe a que tu marca se encuentra frente a los ojos del consumidor y es lo primero que ve para tentarlo. Ojo que no todas las góndolas son iguales, en el caso de las galletas o golosinas suele ser al revés, debido a que usualmente cuando uno va comprar, va con sus hijos; por eso tus productos tienen que estar a la vista del niño, así este pueda fastidiar a su madre hasta que se lo compre.

Cuando uno va al supermercado, siente que está loco pues pensamos que los productos siempre cambian de lugar. Esto no es raro, no es más que otra estrategia de ventas que simplemente la hacen para que descubras nuevos productos y te pasees más por los pasillos del supermercado si estás empecinado en conseguir el producto que siempre compras.

Como otra estrategia, siempre se coloca el pan y la leche lo más lejos de la caja posible. Esto se debe a que ambos productos son esenciales para el día a día de los consumidores, por ende para conseguirlos hay que atravesar toda la tienda y descubrir nuevos productos o hacer compras no previstas en ese momento. Por último, están los famosos productos Stop&Go, productos que usualmente están en la caja y siempre son golosinas o gaseosas. El propósito es que compres mientras esperas la cola de la caja. Cabe resaltar que siempre hay X cajas y siempre están abiertas a la mitad. Esto genera más colas y a su vez más compra.

Ahora ya sabes las trampas del marketing en el supermercado, pero igual es imposible no caer en ellas.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL