Fue hace 10 años cuando Uber llegó al mercado estadounidense, la visión de un par de empresarios, Travis Kalanick y Garret Camp, transformó una industria que tuvo un gran golpe de timón desde la introducción del Ford T en el mercado automovilístico con Henry Ford, fundador de la compañía Ford Motor Company. 

La industria automotriz también está evolucionando con la introducción de productos diseñados para brindar un mejor cuidado del medio ambiente. De tal manera que el automóvil es un punto crítico para la innovación tecnológica, de la economía y las sociedades.

La introducción de productos que buscan contrarrestar los efectos causados por la contaminación del automóvil es un hecho que hoy el consumidor valora, pues busca realizar un consumo con un impacto mínimo en el ambiente.

Actualmente la industria automotriz no está pasando por un buen momento, y se prevé que la tasa de ventas de vehículos disminuya un 0.3 por ciento en 2020, por lo que se proyecta también una disminución en los presupuestos de marketing para los vendedores de automóviles, y que evidentemente tendrán que hacer más con menos.

Una industria en auge

Sin embargo, una industria que está en auge es el de las bicicletas. París es uno de los mercados de Europa que registra el crecimiento de demanda de bicicletas, monopatines y motocicletas que, según datos oficiales, ha incrementado en 40 por ciento, impulsado también por la huelga de transportes que han afectado en los últimos meses a los consumidores. 

La economía compartida será clave en la próxima década; Tim bradashaw del Financial Times, señala que se trata de aquella economía que facilita el intercambio directo de bienes y servicios entre particulares. 

En el mercado mexicano, Uber, DiDi, Ecobici y Mobike, por mencionar algunas, serán clave en la detonación de la economía compartida.

Te recomendamos:

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL