Aunque existen múltiples estrategias para captar la atención del consumidor, el native advertising se ha vuelto una de las más usadas por las grandes marcas. Ya que representa una forma particular de abordar a los usuarios mediante recursos poco invasivos.

La publicidad nativa recibe este nombre debido a que nace gracias al propio contexto en que se integra. Se caracteriza por llegar al consumidor de manera más orgánica, adaptando su formato a los diferentes sitios web y categorizando la información de los anuncios con el fin de que los usuarios perciban un mensaje claro y que llega a ellos de forma natural.

Es un hecho que cada vez más marcas están implementando la publicidad nativa o native advertising como una de sus herramientas más valiosas y aquí te compartimos 3 grandes ventajas que explican el por qué.

1. Mayor tiempo de vida

La publicidad nativa, a diferencia de la tradicional, se integra por información atemporal, de modo que puede consultarse durante periodos largos. Esto no sucede con otras estrategias transitorias que cuentan con datos de vigencias más cortas, reduciendo el tiempo de vida de una campaña en general.

2. Información flexible

Esta estrategia permite un manejo mayor de información. De modo que existan más recursos para explicarle al consumidor por qué ese es un producto o servicio creado para él y sus necesidades especificas.

Esta información resulta tan flexible, que puede adaptarse de diferentes maneras, generando más de una posibilidad para llegar al usuario. Eso sí, es importante priorizar esta información, para que llegue en el orden en que necesita ser recibida.

3. Es recordable

La publicidad con mayor número de detalles crea un mejor posicionamiento en la mente de los consumidores, a diferencia de los mensajes que solo muestran los atributos principales del producto o servicio. Además de este factor, el native advertising resulta ser más recordable por el entorno en el que se crea y se difunde.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL