• ¿Hay un relación entre un comediante y las marcas? La respuesta quizá no vaya más allá del hecho de que ambos está sujetos al consumidor.

  • La polémica de Chumel Torres solo nos hace reflexionar hacia una dirección, los valores de los consumidores se encuentra en un cambio.

  • Lo común entre Chumel Torres y las marcas es que los dos tópicos habitan bajo la misma sociedad. Una sociedad de consumidores que se encaminan a retomar una conciencia de sus actos de consumo y no consumo, hacia un modelo más inclusivo y sostenible.

 

¿Hay un relación entre un comediante y las marcas? La respuesta quizá no vaya más allá del hecho de que ambos está sujetos al consumidor. Es el consumidor y su contexto social y búsquedas, los que dictan los valores de la época.

La polémica de Chumel Torres solo nos hace reflexionar hacia una dirección, los valores de los consumidores se encuentra en un cambio. Todo el modelo económico y por tanto, político se construye sobre el consumo, antes que en la generación de contenido o en su caso la producción. Comúnmente se asume que las empresas producen lo que los consumidores demanda, pero en una sociedad posmoderna ¿qué ocurre cuando los consumidores demandan nuevos valores y formas de hacer contenidos?

Nuevas exigencias de un nuevo consumidor

La pandemia fue el último ingrediente que disparó el cambio en los consumidores, la pandemia y un contexto de protesta sobre el racismo hicieron que se generara un nuevo ente, un nuevo tipo de consumidor que ha creado, o al menos a tomado consciencia, nuevos valores en su forma de compra.

El panorama ha llevado a diferentes marcas y productos, como el caso de Aunt Jemima o Uncle Ben´s, a repensar si su presentación va en tono a la sensibilidad del contexto actual, estos productos terminaron por cambiar su imagen, después de más de 130 años, por perpetuar los estereotipos raciales. Tal parece que existe una generación demandando nuevas alternativas de consumo, uno que toma más conciencia de que el consumo responsable, en cuanto a estereotipos es posible.

Este panorama parece ser compatible con la polémica desatada por Chumel Torres y la cancelación del Foro, por internet, sobre el racismo en México.

También puedes leer:

Chumel Torres y las audiencias

En estos días uno de los grandes temas en la opinión pública ha sido el de Chumel Torres y la invitación al foro sobre racismo organizado por la CONAPRED. Ese fue el detonante para que los consumidores se hicieran escuchar, el evento derivó en la cancelación y ahora HBO anunció la suspensión del programa que este generador de contenido tenía en la cadena estadounidense.

Bajo esa premisa el debate se acaloró más pues algunos, como el ex presidente de México, denunciaron en el hecho un atentado claro contra la libertad de expresión. Pero ¿es un atentado contra la libertad de expresión?

La respuesta es complicada, porque delimitar esto en un país como México es aún más difícil. En un país donde se asesinan activistas, periodistas y existen comunicadores exiliados, la cancelación de un programa parece cosa menor.

El anuncio de HBO y la cancelación del programa de Chumel ha puesta la llaga sobre otro tema: la comedia. Ahora se han organizado foros donde diferentes comediantes se preguntan si los chistes deben cambiar o se está coartando la libertad de expresión y se fomenta la censura por no apegarse a valores ajenos a ellos.

El consumidor poscoronavirus

La discusión está ya puesta sobre la mesa, el acto de pensar sobre nuestras propias formas de consumo está en boca de la opinión pública. Lo de Chumel Torres no podríamos considerarlo como un atentado contra la libertad de expresión del comunicador, porque son solo las audiencias demandando un mejor tipo de contenido, de la misma manera que ocurre con las marcas, el consumidor está pensando sobre sus decisiones de compra con el fin de fomentar un consumo más consciente.

De la misma manera que el consumidor piensa sobre las etiquetas y marcas, las audiencias ya se informa sobre las etiquetas sociales y estereotipos, con todo ellos buscan empedrar a esas minorías que desde hace tiempo ha sido víctima de los chistes y normalización de la violencia.

Lo común entre Chumel Torres y las marcas es que los dos tópicos habitan bajo la misma sociedad. Una sociedad de consumidores que se encaminan a retomar una conciencia de sus actos de consumo y no consumo, hacia un modelo más inclusivo y sostenible.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL