• La obsesión de las estrategias de marketing actualmente se ha asentado en la idea de convertirse en virales.

  • Ese escenario es el sueño de los marketeros del siglo XXI. El fenómeno viral, traído por las redes sociales, tiene su encanto pues en términos de alcance los virales son muy fructíferos para las marcas.

  • Con el escándalo de Eiza González y Timothée Chamalet una marca está pasándola bastante bien, hablamos de Fruit of the Loom.

 

La obsesión de las estrategias de marketing actualmente se ha asentado en la idea de convertirse en virales. Ese escenario es el sueño de los marketeros del siglo XXI. El fenómeno viral, traído por las redes sociales, tiene su encanto pues en términos de alcance los virales son muy fructíferos para las marcas.

Desde que en Youtube aparecieran los primeros formatos como viral, luego las redes sociales, con su propio comportamiento, a través del post y el uso de trending topics ha derivado en una escena donde todas las marcas quieren estar.

Pese a que las marcas y estrategias de marketing trabajan sobre estos códigos para obtener el mejor beneficios, hay ocasiones que la viralidad saca del cajón a las marcas. Es decir, sin siquiera proponérselo las marcas se vuelven virales y en cuestión de alce también les trae beneficio.

Como un ejemplo claro está lo ocurrido entre las recientes fotos de la actriz mexicana Eiza Gonzalez y el actor, Timothée Chamalet.

También puedes leer:

Fruit of the loom la gran beneficiada

La revista de espectáculos estadounidense compartió fotos de la actriz mexicana Eiza González, conocida recientemente por sus actuaciones en Baby Driver y Bloodshot, con el actor franco estadounidense Timothée Chamalet, donde se les ve juntos en un hotel de Los Cabos. En las fotos los actores aparecen besándose y en lo que aparece una abierta y declarada relación.

Sin embargo una marca está pasándola bastante bien, hablamos de Fruit of the Loom. En dichas fotos se ve a Timothée Chamalet en traje de baño, pero las redes sociales, expertos en el trolleo, no evitaron comparar el traje de baño de Chamalet con la marca de ropa interior masculina, de bajo costo.

Es imposible confirmar si lo que usa Chamalet son unos Fruit of the Loom, pero en redes sociales es un hecho. Además sorprende, pues el actor estadounidense se caracteriza por usar trajes diseñados por grandes marcas de moda como Dior, Prada, Alexander McQueen y Stella McCartney.

Beneficio para la marca

Gracias a que el actor parece usar unos Fruit of the Loom la marca es trending topic, en Twitter, y ya muchos aseguran que ha aumentado los ingresos de la marca. Lo cierto es que este tipo de acciones favorecen a las marcas, porque le dan publicidad positiva. Es decir, este tipo de acciones posicionan a la marca, los coloca en la mente de los consumidores y si éstos no la conocía, a partir de ahora seguro que ubicarán a Fruit of the Loom.

 

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL