El profesional de marketing conoce el rol que desempeña el factor del precio en la decisión de compra del shopper, y aunque últimamente hay estudios que señalan que este factor ya no determina una compra debido a que el consumidor prefiere experiencias. Es importante señalar que continúa siendo un elemento esencial en estrategia de marketing y que influye (sin dudar) en la demanda.

La fijación de precios tiene el objetivo de ofrecer el mayor valor al consumidor con el propósito de aumentar la frecuencia de consumo de un producto, lo que es posible a través de la presentación de una amplia gama de ofertas que el comprador tiene para su elección.

Aunque el objetivo de varias marcas sea vender a menores costos que la competencia, es preciso decir que este factor también determina que una marca o producto se diferencie de otros jugadores, porque el establecer un precio más alto se comunica que cuenta con características y beneficios superiores a los productos con precio más bajo.

En estrategia de marketing BTL, el precio al destacar el las acciones de marketing promocional incentivan la frecuencia de consumo, despiertan el interés del consumidor para usar el producto y, a la vez, atraer nuevos clientes.

Un programa de fijación de precios adecuado debe tener en consideración el ciclo de vida de un producto, ya que si se trata de un producto que se encuentra en su etapa introductoria, con mayor probabilidad, un precio bajo puede reducir el riesgo percibido por el comprador y de esta manera impulsar su consumo, logrando que el comprador lo pruebe, lo conozca y finalmente realice (con mayores probabilidades) una recompra.

Especialistas señalan que las estrategias de fijación de precios deben permitir a la estrategia generar un mayor número de clientes e incrementar la tasa de compra. También se espera que genere retención o se complemente la oferta de otros productos o servicios.

Te recomendamos:

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL