La mercadotecnia below the line cuenta con una gran variedad de herramientas creativas, las cuales son capaces de sorprender al consumidor y al shopper. No obstante, entre los distintos canales que conforman el BTL destaca el marketing de guerrilla, que, dentro de sí cuenta con distintas subcategorías, como son el street y el ambient marketing, los cuales suelen confundirse con cierta frecuencia, pero que realmente son muy distintos entre sí. ¿Qué es exactamente lo que distingue a uno de otro? Precisamente en las siguientes líneas hablaremos los puntos más importantes de este tema.

Ciertamente street y ambient marketing pertenecen al marketing de guerrilla eso es una realidad, sin embargo, uno de los aspectos que, a primera vista, los distinguen es su grado de dinamismo. ¿A qué nos referimos con esto? Ambos se realizan en vía pública, pero el primero es estático, mientras que el segundo interactúa, por decirlo de algún modo con el ambiente que lo rodea.

Pensemos, por poner un par de ejemplos, en una pintura que se coloca en el asfalto de la calle (street marketing), en contraste con una instalación que se coloca al margen de un edificio y que realiza una acción, cómo prender sus luces cada que alguien se acerca o lanzar humo (ambient marketing). El primero es estático y el segundo es dinámico.

Otro de los aspectos a los que los distingue al street y ambient marketing es el grado de interacción que genera con el transeúnte. Mientras que el primero es colocado primordialmente para ser observado y que cause admiración, el segundo puede entregar producto o realizar una acción cuando una persona se acerca a él.

Hay que tener en cuenta que uno de los principales objetivos que tienen el street y ambient marketing es generar un poderoso brand awareness, entre otras cosas.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL