El marketing below the line tiene la gran ventaja de que se puede llegar a un público muy específico y entablar con el una comunicación directa e incluso personalizada, la cual derive en un incremento en las ventas de un determinado producto o servicio. Cada uno de los canales con los que cuenta esta área tienen su propias particularidades que debemos tener presentes siempre que decida realizarse. Por supuesto, el caso del ambient marketing no es la excepción. ¿Cuáles son los principales aspectos que debemos tener presenta al realizar este tipo de estrategia? Veamos algunos de los puntos más relevantes.

¿Qué es lo que queremos lograr con la acción de ambient marketing? Este es uno de los principales aspectos que debemos tomar en cuenta al momento de realizar este tipo de estrategias. Es necesario que nuestros objetivos y la campaña estén estrechamente correlacionados.

A diferencia de lo que pasa con el street marketing (donde los elementos con los que se interviene la vía pública son estáticos), en el caso del ambient marketing los componentes necesarios para realizar la estrategia interactúan, por decirlo de algún modo, con su derredor. Por lo tanto, es oportuno contar con la tecnología apropiada para realizar este tipo de estrategia below the line.

Otro de los aspectos que hay que tomar en cuenta cuando se realiza una actividad de ambient marketing es el espacio en el que se montará la estrategia. No se puede escoger un sitio al azar, sino que es necesario escoger un un lugar por donde pase constantemente el público meta al que queremos llegar.

Finalmente, una de las cuestiones más importantes que debemos tener en cuenta con este tipo de estrategia es que necesitamos tramitar los permisos legales necesarios para poder realizar este tipo de actividades a cabo, principalmente con la finalidad de evitar ciertos problemas legales que pudieran surgir.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL