El packaging es una de las partes fundamentales de prácticamente todo producto. Uno de los principales motivos de su relevancia es que reguarda al artículo en cuestión de las condiciones externas, como el aire o incluso las bacterias, además de que también facilita su transporte. Sin embargo, todo el empaque sirve para cualquier producto, sino que hay categorías que tienen algunas especificaciones que hay que tener en cuenta al momento de diseñar y generarlo. ¿Cuáles son algunas de las más importantes cuando hablamos de productos CPG?

Antes de entrar de lleno en el tema, es necesario comprender a qué se refiere el término “producto CPG”. Este tipo de artículos son utilizados con constante frecuencia por los consumidores y tienen la cualidad de venir empacados para su consumo. Un ejemplo muy frecuente de esto son los alimentos o las bebidas, como es el caso del agua.

Como el producto CPG debe estar listo para ser consumido, es importante que la integridad y las cualidades del artículo en cuestión se mantengan resguardadas en todo momento, especialmente para que no se vea comprometida la satisfacción del cliente al momento de consumirlo.

Como en mucho caso se trata de bienes comestibles, es importante que los productos CPG cuenten con una la fecha de caducidad en el empaque, además de que también deben incluir una tabla con los valores nutricionales que la componen.

Como sucede en la mayoría de los empaques para productos, es conveniente aprovechar su superficie exterior para brandearla y que, cuando esté en el anaquel, el shopper pueda ver la marca.

Una tendencia en packaging para este 2019 y que seguramente también la encontraremos en los empaque de los productos del tipo CGP es que los materiales que se utilicen, además de los procesos con los que sean tratados, permitan su reutilización y reciclaje.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL